Jueves, 27 Julio, 2017

            

Balance del Granada CF en la temporada 2014-15: la llegada de Resino

Tras el batacazo de Caparrós, Abel Resino llegaba al Granada CF como psicólogo salvador de plantillas desahuciadas al borde del descenso, pero su segundo periplo en el club rojiblanco no sirvió para el triunfo del toledano

Abel Resino | Foto: F. Willy Alanzor


image_print

Abel Resino Gómez, técnico toledano nacido en la localidad de Velada un dos de febrero de 1960, regresó al Granada CF a cubrir la vacante en el banquillo rojiblanco que dejó su antecesor Joaquín Caparrós. Su retorno a la entidad se produjo el 19 de enero del 2015, donde ya ejerció de ‘salvador’ en la primera temporada en Primera División 2011-2012, sustituyendo a Fabriciano González.

Por tanto, era su segunda experiencia en el club dirigido por Enrique Pina, con quien ya había trabajado en el Ciudad de Murcia, en la categoría de plata. Los pasos de Resino eran muy similares a esa primera etapa en Granada, ya que llegaba para hacerse cargo de un equipo en puestos de descenso y con toda la segunda vuelta del campeonato por delante. Esta vez, los números y la situación eran más delicados al encontrarse el equipo en la última posición.

Se convertía en el mismo reto para el toledano, el cual ya había solventado la papeleta la otra vez. El recorrido comenzó en tierras gallegas, ante un rival directo por la permanencia como era el Deportivo de la Coruña, una matinal del domingo 25 de enero a las 12.00 horas. La escuadra dirigida por Abel Resino conquistó un empate (2-2) en Riazor, con goles de Francisco Medina ‘Piti’ y el valenciano Robert Ibáñez. La racha global del equipo sin ganar se incrementaba hasta el dígito 15, aunque se sumaba un punto y se le ganaba el ‘gol average’ particular a un rival por la permanencia.

El preparador de Velada en su estreno, compuso el siguiente once inicial: Oier en portería; línea defensiva con Foulquier, Babin, Mainz e Insúa; el centro del campo formado por Iturra, Fran Rico, Ibáñez y Lass; con ‘Piti de enganche y en la punta de lanza El Arabi.

El siguiente rival era el Elche en el Estadio de Los Cármenes, lo que iba a significar el reencuentro de Resino con la afición granadinista, tres temporadas después, un sábado 31 de enero a las 20.00 horas. El cuadro ilicitano figuraba también en la zona baja y marcaba la frontera con la salvación, a dos puntos de los nazaríes. La jornada 21 estaba en juego y los locales vencían (1-0), con un tanto del colombiano Jhon Córdoba.

El Granada CF superaba el periodo de quince jornadas consecutivas sin conocer la victoria y el toledano estrenaba el casillero de triunfos, dándole una alegría a la sufrida hinchada. Además de situarse con los mismos guarismos que el Córdoba, en la frontera de escapar de la ‘zona roja’ con 18 puntos.

Abel Resino introdujo algunos cambios en la formación titular con respecto al choque ante los coruñeses. Más concretamente, una variación por línea, donde tuvieron cabida Allan Nyom en el lateral derecho, el sevillano Rubén Pérez, que debutaba en las filas rojiblancas horizontales frente a su ex equipo en la medular, sustituyendo al chileno Iturra y en la delantera, Jhon Córdoba cogía el sitio del internacional marroquí Youssef El Arabi.

De nuevo ejerciendo como anfitriones ante el Málaga en la jornada 26, supuso la segunda victoria (1-0) de esta ‘segunda era Resino’ en el club. A partir de aquí, se enlazaron nuevamente ocho fechas seguidas sin ganar y que tuvieron el punto crítico en el enfrentamiento con el RCD Espanyol. El partido se disputaba en Los Cármenes y los blanquiazules conseguían los tres puntos (1-2), dejando al club rojiblanco capitaneado por Abel Resino al borde del abismo. La posición era la penúltima con 25 puntos, a seis de la permanencia y cuatro jornadas por disputarse del campeonato. El duelo se desarrolló un jueves 30 de abril a las 22.00.

La alineación propuesta ante los ‘periquitos’ fue: Roberto Fernández en la meta, defensa para Allan Nyom, Juan Cala, Diego Mainz, Emanuel Insúa, un centro del campo formado por Rubén Pérez, Manuel Iturra y Javi Márquez; arriba estaban Robert Ibáñez, Daniel Candeias e Isaac Success. También participaron entrando desde el banquillo, Lass Bangoura, Jhon Córdoba y Luis Martins.

Los acontecimientos precipitaron el cese de Resino como responsable técnico de la entidad, a la mañana siguiente del final del encuentro ante los catalanes. En total fueron 15 los partidos dirigidos por Abel, con dos victorias, cinco empates y ocho derrotas. La plantilla siguió teniendo problemas para anotar goles y durante esta fase figuraban 11 tantos a favor por 32 encajados.

Por consiguiente, se obtuvieron 11 puntos en este periplo y el equipo instalado en el puesto 19. En esos momentos, le acompañaban en zona de descenso, el Córdoba y el Deportivo de la Coruña. Los andaluces de la UD Almería estaban pendientes de que pasaría con la sanción de tres puntos menos, interpuesta por la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) a instancias de su órgano internacional y que tenían recurrida al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS).

Abel Resino en esta segunda vuelta de la liga de Primera División Nacional había utilizado a 27 jugadores del plantel.

Los goleadores en estos quince partidos fueron: el valenciano Robert Ibáñez (4), el colombiano Jhon Córdoba y el capitán Diego Mainz, ambos con (2) y con un tanto cada uno, el de Reus, Francisco Medina ‘Piti’, el franco-marroquí Youssef El Arabi y el gallego de Portonovo, Fran Rico.

El Granada CF indicaba en la comunicación del cese del toledano lo siguiente, “los resultados obtenidos por el equipo en las últimas jornadas han obligado a adoptar esta dura decisión. Sabedores de la dificultad y el poco tiempo que resta de competición, en el club se sigue creyendo en la opción de la permanencia y por ello en las próximas horas se hará público el nombre del entrenador que dirigirá el equipo hasta final de temporada”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *