Jueves, 25 Mayo, 2017

Audiencia confirma que la causa del ‘caso Romanones’ sólo continuará contra el padre Román

La Audiencia sostiene que esto "no es factible" puesto que la participación de los mismos está delimitada en el auto recurrido a hechos ya prescritos.

Foto: Archivo GD


image_print

La Audiencia de Granada ha confirmado que la causa sobre supuestos abusos sexuales presuntamente cometidos por sacerdotes en Granada, el llamado caso ‘Romanones’, sólo continuará contra el considerado líder del grupo, el padre Román M.V.C., puesto que ha declarado prescritos todos los delitos que se le imputaban a los otros once denunciados.

De este modo, en un auto fechado el 16 de septiembre, al que ha tenido acceso Europa Press, la Sección Primera de la Audiencia desestima los recursos planteados por la acusación particular y popular al auto del Juzgado de Instrucción número 4 de Granada, que investiga el asunto.

Ya el pasado febrero, el titular de este Juzgado, el magistrado Antonio Moreno, declaró prescritos los delitos de abusos sexuales sin penetración, exhibicionismo y encubrimiento que se les atribuían a nueve sacerdotes y dos seglares y acordaba mantener sólo la imputación contra el presunto líder por los hechos presuntamente cometidos por él mismo sobre el primer denunciante –que llevó su caso ante el Papa Francisco– porque podrían ser constitutivos de delito de abuso sexual continuado con prevalimiento.

La Audiencia de Granada señala que el auto del Juzgado de Instrucción 4 “no discute la veracidad o no de los hechos denunciados”, puesto que la instrucción estaba en una fase inicial, sino que parte de considerar que son ciertos –a efectos de estudiar si concurre o no la prescripción– y sobre esa premisa se dicta la presente resolución.

Añade que el recurso interpuesto por el abogado del primer denunciante del caso, “acepta, de forma implícita, la prescripción de todos los delitos excepto el de corrupción de menores solicitando que se continúe la tramitación de la causa respecto al mismo”.

No obstante, la Audiencia mantiene a este respecto que “practicar sexo anal o felaciones o exhibirse desnudos en la piscina delante de un menor, integraría un delito de exhibicionismo” –que el auto recurrido declara prescrito– pero no supone la utilización del menor ·con fines pornográficos, siquiera privados, sino el hacerle contemplar tales conductas”.

Tampoco el recriminarle su comportamiento o sufrir amenazas verbales para que viviese su sexualidad conforme a las pretensiones del grupo podría ser un delito de corrupción de menores para el tribunal, que en todo caso considera que pudiera integrar unas coacciones o vejaciones.

El recurso presentado por la Asociación Pro Derechos del Niño (Prodeni), personada como acusación popular, solicitaba que se revocara el auto que declaraba prescritos los delitos y que se continuara la causa respecto a los doce acusados por un supuesto delito de agresión sexual sobre el primer denunciante del caso.

La Audiencia sostiene que esto “no es factible” puesto que la participación de los mismos está delimitada en el auto recurrido a hechos ya prescritos.

Respecto a que se continúe la tramitación de la causa por un delito de asociación ilícita, mantiene el tribunal que se parte de una premisa de la cual no hay indicio alguno, esto es, que continúa actuando, por lo que no ha prescrito.

“Aún admitiendo, a los meros efectos dialécticos, que se trata de una asociación, que la misma empleó medios de alteración o control de la personalidad para la comisión de los delitos denunciado y que tal asociación ha seguido funcionando como tal, de lo que no hay indicio alguno es de la comisión de delitos en fecha posterior a 2007, último que ha sido denunciado”.

Por tanto, agrega, aunque la asociación hubiese seguido como tal hasta el momento de las detenciones “no hay constancia de la comisión de delito alguno ni del empleo de los medios de control o alteración de la personalidad en fechas posteriores a la señalada”.

Por todo ello, la Sección Primera de la Audiencia de Granada ha desestimado los recursos planteados por la acusación particular y popular al auto del Juzgado de Instrucción número 4 de Granada, de manera que sólo continuará la causa contra el considerado líder del grupo, el padre Román M.V.C..

El caso se hizo público el pasado mes de noviembre, cuando fueron detenidos el padre Román, dos sacerdotes más y un profesor de Religión, que sin embargo quedaron después en libertad con cargos, en un caso en el que estaban imputadas inicialmente un total de doce personas.

Todo se precipitó después de que un joven, que hoy tiene 24 años, comunicara por carta al Vaticano que había sido víctima de abusos sexuales desde los 14 hasta los 17 por parte de este grupo de religiosos de Granada, lo que motivó que el propio Papa Francisco le llamara para pedirle perdón y ofrecerle su apoyo.

Tras la llamada del Papa al joven, éste formalizó una denuncia ante la Fiscalía Superior de Andalucía, que ordenó a la Fiscalía Provincial de Granada interponer ‘ipso facto’ denuncia contra todos los afectados.

El Papa se pronunció también coincidiendo con la salida a la luz de esos supuestos abusos en un vuelo de regreso a Roma tras su discurso en el Parlamento Europeo en el que señaló que “la verdad es la verdad” y “no debe esconderse”.

El ‘caso Romanones’ también provocó una imagen inédita del arzobispo de Granada, Javier Martínez, que se postró en el suelo ante el Altar Mayor de la Catedral para pedir perdón por los “escándalos” que afectaban entonces a la Iglesia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *