Martes, 17 Octubre, 2017

            

Así habló Icomos

Si Icomos lo dice, aquí paz y después gloria

Atrio de la Alhambra
Ramón Ramos


image_print

Había una controversia y ha hablado el árbitro: el proyecto ‘Atrio’ para acceso y acogida de visitantes a la Alhambra, contestado por buena parte de las fuerzas vivas de la ciudad. Icomos, siglas resultantes del nombre en inglés del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios Histórico-Artísticos que más bien evocan a uno de los dioses de la Grecia clásica, ha dictaminado que el proyecto es “invasivo”.

Amén. Para eso se le consultó, para evitar que una de esas polémicas que cíclicamente se apoderan de Granada mantenga en una y otra parte sus postulados. Icomos, el organismo adscrito a la Unesco y de mayor prestigio internacional en el campo de la conservación del patrimonio, ha hablado y ya no valen las discusiones. Los nombres de Álvaro Siza y nuestro paisano Juan Domingo Santos, el concurso internacional convocado al efecto, no han bastado porque Icomos ha venido a decir, en lo básico, lo que sostuvieron el Ayuntamiento entonces gobernado por Torres Hurtado con Juan García Montero como punta de lanza en la oposición y el Centro Artístico en la avanzada de la oposición.

Que el monumento necesita una adaptación en los accesos y la acogida ante el incremento de visitantes lo reconoce Icomos, pero ha encendido una luz roja: construcciones inadecuadas pueden devaluar los valores del monumento. Así, considera excesivo el porcentaje de espacio comercial y, en definitiva, el proyecto que se impuso en el concurso convocado por Mar Villafranca -se invirtieron 2 millones en su organización- impacta negativamente, por lo que deberían estudiarse alternativas que ofrecen otros edificios que se encuentran infrautilizados. Recomienda, por tanto, que se abandone el ‘Atrio’ y se aborde un estudio de impacto patrimonial acorde con la guía elaborada por el propio Icomos en 2011.

Vuelta a la casilla de salida. En el entreacto, mientras digerimos la pérdida de una inversión de 50 millones de euros que en su mayoría financiaría la UE, la portavoz popular en el Ayuntamiento de Granada, Rocío Díaz, ha aprovechado para arremeter contra la Junta, Susana Díaz, y el actual alcalde (¿qué tendrá que ver Cuenca en esto?). Una vez expresada su opinión, muy respetable, tal vez tenga tiempo para llamar al ministro de Fomento, al que había convencido para venir a Granada en quince días -según explicaba en un comunicado, tres semanas atrás- y lo vuelva a convencer esta vez con un mayor grado de convicción.

Si Icomos lo dice, aquí paz y después gloria. La Alhambra se ha salvado de un proyecto que la habría sobrecargado en su paisaje y entorno. Pero también es cierto que se han tirado dos millones por el camino y que la solución será por consenso y a largo plazo. La inversión de 50 millones de euros, también a largo plazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *