Viernes, 20 enero, 2017

Así es como Twitter engaña al cerebro para captar nuestra atención

Al usar Twitter las zonas que más se activaban en este proceso son las que corresponden a las emociones, los sentimientos y la memoria

El 'pajarito' de Twitter


image_print

¿Tienes algún amigo que esté obsesionado con Twitter? La buena noticia es que no es él, sino su cerebro. Un estudio realizado por Twitter ha examinado la actividad mental de 114 personas mientras utilizaban la red social en sus teléfonos, tablets u ordenadores.
Neuro Insight ha sido la empresa encargada de realizar el estudio en el que han investigado la actividad neuronal de los usuarios mientras usaban Twitter. Según la investigación, las zonas que más se activaban en este proceso son las que corresponden a las emociones, los sentimientos y la memoria.

El sistema límbico es la porción del cerebro situada inmediatamente debajo de la corteza cerebral. Es aquí donde se procesan las distintas emociones del ser humano y donde el estudio se ha centrado para evaluar las reacciones que puede provocar esta red social en las personas.

Los resultados han demostrado que aquellas personas que utilizan activamente la plataforma, tienen reacciones más intensas que los que no lo usan; incluso aquellos que usan Twitter simplemente para leer el servicio, obtienen una respuesta más fuerte que aquellos que no tienen la red social. Cuando se utiliza Twitter para enviar mensajes, los voluntarios tenían una actividad en esta área del cerebro un 75% más alta que el promedio de cualquier otra actividad en línea.

“La forma en que se entregan los mensajes produce una respuesta emocional muy fuerte “, ha explicado Heather Armstrong, director general de Neuro Insight.

Este estudio también revela que Twitter afecta al área del cerebro relacionada con la memoria en el sentido de que su uso será archivado por el cerebro en la memoria a largo plazo y aparecerá si hay una razón para hacerlo.

Sin embargo, el neurocientífico Niall Moore, no está muy convencido sobre la investigación ya que considera que “no es un estudio científico”. Además cree que “la metodología no se ha revisado y no está claramente establecida”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *