Martes, 28 Marzo, 2017

Arzobispo de Granada: “No se ha protegido” la intimidad ni la presunción de inocencia

Martínez también ha asegurado que siempre le ha ofrecido a la presunta víctima su "paternidad" y su "aliento" y le ha dicho que "tiene que haber un designio bueno en esto que ha pasado, que podrá ayudar a otras personas".

El arzobispo de Granada durante un acto religioso


image_print

El arzobispo de Granada, monseñor Javier Martínez, ha lamentado que “no se ha protegido la intimidad ni la presunción de inocencia” en el caso del joven de 24 años que denunció ante el Papa un caso de abusos sexuales en la diócesis de Granada y ha asegurado entre lágrimas que es “una herida muy grande”. “Perdón, se me saltan las lágrimas pero es que es una herida muy grande”, ha indicado.

“Si los hechos son ciertos, es una herida tremenda en el cuerpo de Cristo y ese cuerpo es mi propio cuerpo. Me sangra el corazón, me sangra el alma y es dolorosísimo y si los hechos no fueran verdad sigue siendo igual de doloroso porque no se ha protegido la intimidad ni la presunción de inocencia de toda una serie de personas incluido el denunciante”, ha explicado en declaraciones a la COPE recogidas por Europa Press.

El arzobispo ha defendido que las medidas que adoptó tras enterarse de los hechos fueron “las que pide la disciplina de la Iglesia”, es decir, hacer una investigación previa para descartar que la acusación pueda ser “falsa”. En este sentido, ha indicado que la puso en marcha “inmediatamente” tras constatar que la denuncia tenía “verosimilitud” y tomó medidas cautelares el 15 de octubre.

Según ha indicado, tiene que haber “un juicio justo, con derecho a la defensa y todas las pruebas necesarias”, pero ha precisado que “la Iglesia quiere proteger a las víctimas lo más posible”.

Monseñor Martínez ha indicado que la Santa Sede y la declaración del denunciante “implican directamente a tres sacerdotes” que han sido “apartados de todo ejercicio del ministerio sacerdotal público y de cualquier domicilio pastoral”.

El arzobispo ha subrayado que la Iglesia es su “cuerpo” y la diócesis de Granada, su “familia”, a la que quiere “con toda el alma” y ha indicado que él no puede “más que hacer penitencia” por su familia. Así, ha puesto el ejemplo de una familia en cuyo seno se diera un caso de abusos, algo que, según ha puntualizado, “sucede con demasiada frecuencia desgraciadamente”. “¿Cómo se siente el padre? Destrozado”, ha apuntado.

Por ello, reza a Dios para que les ayude a ser “cristianos más verdaderos, sacerdotes más enamorados de su vocación, más fieles a la hora de erradicar cualquier cosa que pueda servir de distorsión a la belleza de esa misión y de la vida de la Iglesia”.

Sobre la coincidencia de la publicación de la noticia y el comienzo de la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal, monseñor Martínez ha señalado que “curiosamente” ha coincidido y ha recordado que él también ha ido “a EGB” y sabe “qué intención tienen esas cosas”.

El arzobispo se ha referido a la víctima y ha recordado que este miércoles le comentaba un conocido suyo que “a este chico le están destrozando” con “todo este follón”. “Por eso la Santa Sede pide secreto, porque las víctimas también sufren con convertir su vida personal en una especie de espectáculo, cuando lleva una herida muy grande dentro que hay que tratar de curar”, ha dicho.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *