Viernes, 15 Diciembre, 2017

            

Arranca en Ginebra una nueva ronda de las conversaciones de paz sobre Siria

Esta es la sexta ronda de negociaciones, que será más corta y se centrará en cuatro temas pactados

Imagen ilustrativa
E.P.


image_print

Representantes del régimen de Bashar al Assad y de la oposición se han vuelto a reunir este martes en Ginebra para reanudar las negociaciones de paz sobre Siria, que se desarrollarán bajo un nuevo formato, según avanzó el enviado especial de Naciones Unidas, Staffan de Mistura, que ejerce de mediador entre las partes.

La delegación gubernamental, encabezada por el embajador sirio en la ONU, Bashar Jaafari, ya ha llegado a la sede de la organización internacional en la ciudad suiza y se espera que más tarde lo haga el Alto Comité para las Negociaciones, que representa a una serie de grupos rebeldes, de acuerdo con la agencia de noticias rusa Sputnik.

Esta es la sexta ronda de negociaciones, que será más corta y se centrará en cuatro temas pactados –nueva Constitución, cambios en el sistema de gobierno, elecciones y lucha contra el terrorismo– para dejar menos tiempo a la retórica. “Las reuniones serán un poco más interactivas y proactivas y más frecuentes”, ha explicado De Mistura.

El emisario de la ONU ha rechazado que, tal y como sugirió Al Assad en una reciente entrevista con una televisión bielorrusa, el proceso de Ginebra sea una cortina de humo. El diplomático europeo ha destacado que la delegación siria está facultada para “mantener unas negociaciones serias” y que Estados Unidos está más comprometido.

“El camino para la libertad de Siria pasa por Ginebra”, ha dicho, por su parte, el jefe negociador del Alto Comité. “Por eso hemos venido a Ginebra con el compromiso de negociar una solución política y por eso Al Assad tiene miedo a este proceso. Tiene miedo al compromiso por una solución política”, ha argumentado.

La quinta ronda de conversaciones en Ginebra tuvo lugar entre el 23 y 31 de marzo y concluyó sin avances significativos. En cambio, en el proceso de Astaná –patrocinado por Turquía, Rusia e Irán– se logró un acuerdo, que no reconoce gran parte de la oposición siria, para establecer cuatro zonas seguras.

De Mistura ha insistido en numerosas ocasiones en que los procesos de Ginebra y Astaná no son excluyentes y ha sostenido que los contactos en la capital kazaja, centrados en lograr una tregua lo más amplia posible, han servido para allanar el camino hacia la solución política que se persigue desde Suiza.

Al Assad, sin embargo, considera que las negociaciones de Ginebra “son solamente para la prensa”. “No hay nada sustancial. Ni siquiera algo entre un millón. Es nulo”, ha afirmado y ha explicado que es así porque requiere que el Gobierno haga “concesiones” y no las hará “por una simple razón”: “este país no me pertenece a mí solo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *