Jueves, 13 de Diciembre de 2018

            

Armilla presenta la liquidación del presupuesto de 2016 que confirman las cifras positivas

Los datos ponen de manifiesto los “más de 2,9 millones de euros positivos”, según el concejal de Economía, Rafael Muñoz Criado

Ayuntamiento de Armilla
Gabinete


image_print

El Ayuntamiento de Armilla ha presentado la liquidación del presupuesto correspondiente al año 2016. Para el concejal de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Armilla, Rafael Muñoz Criado, las cifras constatan la solvencia y buena salud económica del consistorio armillero,  “los datos, una vez fiscalizados por el Ministerio de Hacienda, no dejan lugar a dudas y avalan nuestra gestión de forma contundente confirmando las cifras positivas”.

Hay que destacar, entre otros datos, el remanente de tesorería, “saldo que mejor permite conocer al final del ejercicio, la solvencia o capacidad económica que tiene una administración para afrontar sus compromisos”.  Los datos económicos de Armilla ponen de manifiesto los “más de 2,9 millones de euros positivos”. Además, el resultado presupuestario indica un superávit que supera los 3,5 millones de euros a 31 de diciembre de 2016.

Según el concejal de Economía la eficiencia y austeridad del resultado del ejercicio presupuestario de 2016, son una garantía para la ciudadanía de que los recursos económicos se gestionan de forma eficaz, no sólo por los servicios, actividad y agenda de actividades, también, porque se reduce la deuda municipal en más de 1,5 millones de euros al año, una cuestión importante a la que se suma que los proveedores cobran prácticamente al contado.

Para el edil, “en la contabilidad de Armilla hay cifras que demuestran que se trabaja con criterios correctos en la línea de austeridad del gasto y el aumento de ingresos, y todo esto, nos lleva a obtener resultados coherentes y balances  positivos que derivan en la posibilidad de un aumento de las inversiones en la localidad.

Así, tal y como refleja el informe de la liquidación, alcanzamos niveles altos de ejecución en los ingresos previstos de más del 109,13%, y, por el contrario, en gastos, demostrando que se aplican políticas  económicamente razonables de contención del gasto corriente, se llega al 82,21%. Una cuestión  que repercute en la desestimación de los recortes y la mejora de los servicios que se prestan a la ciudadanía.


Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.