Sábado, 21 Octubre, 2017

            

Armas de destrucción pasiva

Los feminicidios ya no sólo es un fenómeno delictivo exclusivo de Ciudad Juárez sino que se ha extendido a todo el territorio mexicano.



image_print

Ciudad  Juárez está considerada la ciudad más peligrosa del mundo para nacer mujer.

30 mil mujeres desaparecidas desde 1970.

Madres convertidas al activismo inesperado con hijas desaparecidas o asesinadas,  están exiliadas en El Paso  fronterizo con Ciudad Juárez, o han sido ejecutadas incluyendo a familiares directos por un sicario.

Entrar en Juárez e investigar sobre el asesinato masivo de mujeres es literalmente una sentencia de muerte hacía tu persona. Las autopsias de los cuerpos hallados determinan homicidio doloso y la mayor de las aberraciones cometidas por  hombres.

Violadas por  hombres en múltiples ocasiones, mutilación del seno extirpado  a mordidas, mechones de pelos arrancados, estranguladas, y si esto no fuera suficiente mientras la víctima aterrorizada sufre un infarto los feminicidas llevan con ellos a un médico para que le reanime y seguir violándola hasta que le da un segundo infarto y definitivamente fallezca.

El número de torturas es más amplio y espeluznante de lo descrito hasta ahora, pero de alguna manera es para que sepa el lector a que nos enfrentamos Julia Martínez y yo cuando realizamos dos performance en una ciudad llena de cómplices que secuestran , asesinan, torturan y violan a mujeres con total impunidad  es casi un suicidio, ya que indagar sobre esta oleada de muertes y esclarecer  que sucede te convierte en sospechoso y no eres bienvenido.

En nuestro trabajo existe una obsesión quirúrgica por trazar la línea de ficción con la realidad.

Ciudad Juárez está invadida de carteles de mujeres desaparecidas que adquieren con el tiempo un elemento decorativo que trasforma el paisaje en rostros con la misma indiferencia que podría ser el nombre de una calle.

Creamos dos carteles ficticios  en su conjunto pero con fragmentos  de desaparecidas reales con las siguientes características.Una de corte indígena y la otra de rasgos caucásicos. Donde se especifica fecha de desaparición, color de pelo, zona donde desapareció , un  número de contacto y una recompensa económica en caso de dar una pista fiable.

Especulamos que existe un tinte racista en los feminicidios ya que desaparecen mujeres de escasos recursos, trabajadoras de las maquiladoras, con rasgos similares y un patrón repetido en el procedimiento.

Esta situación elevada de mujeres desaparecidas tanto en Estados Unidos como en países de la comunidad europea sería impensable o en todo caso se hubiera erradicado en un tiempo muy breve.

Si nos trasladamos al caso de Madeleine,  la niña británica desaparecida en Portugal,  que sigue en el disparadero mediático y creó un alarma mundial,  generó una cadena para encontrarla sin precedentes en la historia de los desaparecidos.

Niña rubia, ojos claros, padres anglosajones, clase alta, y fuera de toda sospecha por que es imposible que una familia con estas premisas pueda estar implicada en la propia desaparición de su hija. El dolor de los padres de Madeleine es compatible con el dolor occidental, el dolor de Juárez es en diferido.

Sin embargo todos los días desaparecen 7 mujeres en México y no existe una alarma generalizada.

Julia Martínez y yo pegamos  por el centro de Juárez  dos carteles ficticios con rasgos de desaparecidas reales al unísono con José Luis Castillo, que es padre de la niña Esmeralda Rincón Castillo desaparecida el 19 de mayo de 2009,  colocando el cartel real de su hija  entremezclado con los nuestros .

Da igual que coloquemos nuestros carteles ficticios  o el de Esmeralda Rincón Castillo que es  una desaparecida real, la indiferencia, el dedo acusador , tener una hija desaparecida en Juárez te conlleva a ser acusado de traficante de drogas, ser torturado para que dejes de buscar a tu hija, o que te entreguen un hueso cuatro años después que no corresponda  a tu hija.

Esto es parte de la rutina diaria en los padres de la desaparecida.

Exceptuando el caso de José Luis Castillo las madres son la cara visible de esta lucha para erradicar esta lacra.

Música : MC Maclovio Rodolfo Fierro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *