Sábado, 21 enero, 2017

Argentina gana a Bosnia en su debut pero deja muchas dudas

Los albicelestes encontraron el gol en los primeros minutos de partido, cuando Messi colgó un balón al área que Kolasinac introducía en propia puerta



image_print

El primer tanto a favor de Argentina no se ha hecho esperar en el Mundial de Fútbol de Brasil. Sin embargo, el conjunto albiceleste no ha estrenado el marcador como habría deseado. El gol llegó en el minuto tres del partido contra Bosnia, su primer rival en la fase de grupos.

Messi sacaba una falta al borde del área que peinaba Marcos Rojo, tras lo cual el balón golpeó en el defensa bosnio Sead Kolasinac, que introducía sin querer el balón en su propia portería. Sin embargo, y a pesar de haber recibido este duro golpe en un momento tan temprano del partido, Bosnia no se vino abajo.

Fue una primera parte espesa, plana y equilibrada, con Argentina intentando controlar el balón y sin apenas ocasiones por parte de ambos equipos. De este modo, el público pudo asistir a un juego en el que primaba el toque en el centro del campo; una dinámica que prácticamente obligó a los delanteros a asumir el papel de meros espectadores, ya que apenas recibieron balones.

La mejor ocasión de Bosnia llegó a falta de 5 minutos para terminar la primera parte, con un remate de cabeza en un córner que el portero argentino Romero despejaba con muchos reflejos.

La segunda parte comenzaba con la salida al campo de Fernando Gago, ex de Madrid y Valencia. Minutos después, Messi marcaba el segundo tanto a favor de su equipo; un golazo que finalizaba de manera magistral la mejor combinación que había tenido el equipo argentino hasta el momento.

El delantero acababa de este modo con la mala racha goleadora que le había acompañado durante los últimos ocho años en su actuación en mundiales.

A partir de entonces, la balanza comenzó a inclinarse fuertemente a favor del conjunto de Sabella, que mejoró visiblemente su actitud en el campo. No obstante, cuando el 3-0 parecía estar más cerca que nunca, un tanto del bosnio Ibisevic a falta de cinco minutos cambió el curso del partido. Argentina ganaba, pero sin controlar realmente el encuentro más que en un par de jugadas.

Hace más de veinte años, desde el pasado Mundial de Italia 90, que la selección argentina no logra pasar a cuartos de final.Por ello, pasar de octavos se ha convertido en toda una obligación para el equipo albiceleste en este Mundial 2014; una obligación para la que necesitarán mucho más que una amable victoria ante Bosnia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *