Miércoles, 20 Septiembre, 2017

            

‘Apaches’, un paseo por la realidad ficcionada de “mi familia”

Miguel Sáez Carral revoluciona el panorama literario nacional con una novela donde "los malos" atrapan al lector en una historia donde prima el amor a la familia en un torbellino de emociones "muy reales"



image_print

Al otro lado del teléfono, Miguel Sáez atiende pacientemente a todas mis preguntas en lo que podría ser una entrevista más, a un escritor más, de una novela más. Pero a medida que va desgranando cada una de ellas y el entusiasmo se deja traslucir en su entonación, ‘Apaches’, su novela, cobra vida con una fuerza arrolladora. “Es un ajuste de cuentas con la realidad“, explica Miguel. Con su realidad, añado yo. Porque este libro nace de una premisa propia: la historia de una familia. “El cabeza de familia es un joyero que tiene una fábrica de relojes de oro en Madrid, y a principios de los años 90, ese hombre, que ha sido un buen trabajador toda su vida, un hombre honrado, es estafado por sus socios, y lo pierde todo”. Aquí comienzan los lectores la vida de ese otro Miguel, el protagonista de estas páginas; pero también es esta la historia de Miguel, el autor, el artífice que dio forma a cada una de las palabras del libro. Miguel es el argumento en los dos sentidos.

El subtítulo de esta novela se presenta como una frase lapidaria: “Lucha por lo que importa. Cueste lo que cueste“. Y así es como los lectores se sumergen en un universo donde los buenos se vuelven malos, pero “siguen siendo buenos para los lectores, y los hombres legales, son los malos”.

“¿Dónde acaba la realidad y empieza la ficción?”, le pregunto a Miguel. Risas. Aunque después vuelve a su tono serio, de entrevistado. “La realidad es que mi padre era joyero, que sus socios lo estafaron y que su negocio quebró. Su familia lo dejó todo para ayudarle a saldar la deuda. La ficción es la venganza de Miguel, la delincuencia, los métodos no lícitos que usan los personajes“, va explicando su autor. “El protagonista, Miguel, deja su vida, su trabajo en una agencia de noticias a nivel nacional, vuelve al barrio y allí retoma viejas amistades, en este caso Sastre, que se dedica a desvalijar camiones de mercancías para vender en el mercado negro, y juntos, inician el camino hacia su propia venganza, que al fin y al cabo, no es otra que hacer justicia“.

La novela engancha desde el principio. Los elogios han sido muchos, y además, procedentes de muy diversos campos. “Es una historia que te llega, te convence y te obliga a seguir leyendo”, expone Francisco Tomás y Valiente, periodista de EFE. También el director de cine, Daniel Calparsoro, ha asegurado que “ha sido una de las lecturas más entretenidas y más potentes que he tenido desde hace bastante tiempo”. “Cumple con todos los ingredientes del género: una gran pericia comunicativa con diálogos directos, una trama argumental elemental y sin contradicciones, trepidantes escenas de riesgo y pasión…”, escribe Rafael Navarro, de Beta Imperial.

La primera parte de la novela, la parte real, tiene tanta fuerza y verdad que de alguna forma contagia a la otra parte, que es la ficción”, asegura su autor, que explica cómo “el protagonista primero intenta acudir a la justicia para solucionar su problema, pero se da cuenta de que nunca le van a ayudar. Por eso decide acudir a métodos que están fuera de la ley”.

De ahí también el nombre de Apaches, que Miguel explica con una anécdota de su infancia. “Cuando era pequeño me gustaban mucho las películas del Oeste. Para mí los buenos siempre eran los vaqueros, pero mi padre me decía que la realidad es que los papeles estaban cambiados. Porque los apaches eran los que luchaban por permanecer en sus tierras y continuar con su forma de vida, mientras que los vaqueros llegaban para invadirlos”. Y con esta palabra se puede resumir a la perfección la esencia de esta novela.

“¿Por qué ahora? ¿Por qué relata una parte de las vivencias de su familia ahora?”. “Han pasado 20 años, y pensé que era el momento apropiado para contarlas. Tenía el material suficiente para construir esta historia, en parte la mía, me puse a ello… y el resultado es Apaches”.

La novela será adaptada a una serie de televisión, gracias a la iniciativa de Pulso, del Grupo Secuoya, que emitirá Antena3. De momento, están estipulados 12 capítulos con los que Miguel, sus hermanas, Sastre y los delincuentes que estafaron a su padre se convertirán en personas de carne y hueso. “Lo importante de Apaches está en lo emocional”, ha recordado Miguel, que se muestra entusiasmado con este proyecto, y que reconoce que le gustaría que los protagonistas de su novela fueran buenos actores, que interpreten bien”.

Nuestra recomendación, antes de ver la serie, es que se sumerjan en las páginas de Apaches. La novela les atrapará con un ritmo vertiginoso, donde el amor por la familia, la lealtad y la amistad fluyen en cada página.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *