Jueves, 14 Diciembre, 2017

            

Antonio Hermoso: “Hay personas que lo quieren llevar en secreto, que no se lo quieren contar ni a sus hijos”

El presidente de la Asociación de Ostomizados de Granada lucha por dar visiblidad a los pacientes y normalizar este tipo de intervenciones quirúrgicas | El apoyo psicológico que ofrece esta asociación es fundamental para que, ciertos pacientes, puedan superar la etapa más dura: la mental

El presidente de la Asociación de Ostomizados, Antonio Hermoso | Foto: Javi Gea
José L. Moreno | @morenoluaces


image_print

Antonio Hermoso aparece a la cita con una mirada de emoción y satisfacción por lo que hace. Su manera de explicar las cosas desborda tintes pedagógicos. Cualquier propuesta le parece bien, si está relacionada con el tema al que quiere dar visibilidad. Le gusta contar lo que para muchos es una vergüenza o una limitación. Su objetivo es que personas como él afronten la vida con el mismo optimismo. No tiene complejos, su aspecto es como el de cualquier persona que camina por la calle, pero bajo su camisa porta una bolsa de ostomía.

-Pregunta: Buenos días, Antonio. Para la gente que no lo sepa, ¿qué es un paciente ostomizado?

-Respuesta: Somos personas portadoras de una bolsa. Por un cáncer de colon, de vejiga…hay muchos tipos, pero al final es que todos llevamos una bolsa, ya sea de orina o de heces.

-P: ¿Qué puede llevar a una persona a sufrir una ostomía?

-R: Prevalecen las patologías cancerígenas. También inflamaciones intestinales. Enfermos, en los que hay casos, que se ven abocados a vivir con el dispositivo para solucionar una mala calidad de vida. La ventaja de tener una bolsa es que te soluciona una enfermedad problemática y te da calidad de vida.

-P: ¿De cuánta gente ostomizada hablamos en Granada?

-R: No hay una estadística clara, pero podemos hablar de entre 250 y 300 personas anuales. A nivel de provincia habrá entre 2.000 y 3.000 personas que estén ostomizadas, fácilmente.

Profesionales de la Unidad de Urologia del PTS con miembros de AOGRA | Foto: Facebook AOGRA

 

-P: ¿Cómo es la vida de un paciente ostomizado?

-R: Nosotros decimos muchas veces, de forma jocosa, que es la bolsa o la vida. La bolsa te permite vivir. Son unos dispositivos muy discretos, no se nota que lo llevamos. No llevamos un cartel en la frente… con lo cual podemos hacer una vida muy normal. Lo único que cambia es nuestro aseo: nosotros tenemos un aseo personal distinto, pero por lo demás no cambia nada nuestra vida. Nos podemos bañar en el mar, no se despegan los dispositivos, no huelen, no hacen ruido y cuando tu aprendes a gestionar tu ostomía, puedes hacer una vida normalizada. Yo hago senderismo. Este fin de semana nos vamos tres amigos ostomizados y pretendemos llegar hasta Trevélez. Eso son 10 horas de alta montaña. Para eso hay que estar preparado físicamente. Si tuviéramos algún problema físico no lo haríamos.

“LO DICEN MUCHO LOS CIRUJANOS, PRECISAMENTE PARA

NORMALIZAR LA SITUACIÓN: TE HEMOS PUESTO TU CULO EN EL ABDOMEN”

-P: ¿Necesitan unos cuidados especiales las personas que portan una bolsa?

-R: Los cuidados son al principio. Para hacer una ostomía te rompen la pared abdominal y eso puede tardar meses en cerrarse. Hay un periodo de adaptación, pero pasados esos meses puedes ir incorporándote a tu vida tal y como la tenías antes de la operación. Lo que te queda es un estoma, una víscera, un trozo de colon que te han externalizado. En realidad, no es una herida, eso no duele. Te lo puedes limpiar sin problema, porque no es molesto, en absoluto. Lo dicen mucho los cirujanos, precisamente para normalizar la situación, te hemos puesto tu culo en el abdomen, esa es la realidad en las ostomías digestivas. El problema aquí es que esa persona que ha pasado el proceso tiene que interiorizarlo, asumirlo. Tú estás acostumbrado a vivir de una manera. El periodo más complejo es el de la adaptación emocional. Que tú llegues a asumir tu nueva realidad, tu nuevo físico.

-P: Y para poder aceptar ese nuevo cuerpo, imagino que hace falta un apoyo psicológico…

-R: Los primeros días de hospitalización suelen ser muy complicados. Hay personas que se vienen abajo emocionalmente. Piensan que ya no van a poder salir a la calle, no van a poder tener relaciones sexuales con su pareja, salir a comer o irse un fin de semana por ahí. ¿Cómo superas esos miedos? En un porcentaje alto con información que te la da la sanidad y la Asociación de Personas Ostomizadas. Visitamos a todos los pacientes después de las cirugías. Tu médico te opera, te salva la vida, pero no le han hecho lo que a ti. Hablar con personas que han pasado por lo mismo ayuda mucho. A pesar de eso, siempre hay un porcentaje de pacientes que necesitan un apoyo más.

“NOSOTROS DECIMOS MUCHAS VECES, DE FORMA JOCOSA, QUE ES LA BOLSA O LA VIDA”

-P: ¿Cómo ha mejorado la vida del paciente ostomizado en los últimos años y qué falta por mejorar?

-R: Hace 25 años había pocos enfermeros especializados. Hoy en día existe una consulta de estomas y esta semana se ha inaugurado otra en el PTS. A través de la formación complementaria que organizamos todos aprenden. Pero, lo más importante es dar visibilidad a esta realidad, para romper los estigmas que se crean en la población por desconocimiento. Hay personas que eso lo quieren llevar en secreto, que no se lo quieren contar ni a sus hijos. Nosotros pretendemos romper esa dinámica, porque la mejor forma de que tú vivas con calidad de vida es que asumas tu nueva realidad y si no es complicado. Queremos llegar a esas personas que tienen una mediocre calidad de vida para que sepan que existe una asociación donde los podemos ayudar.

-P: ¿De qué nos podemos quejar como asociación? ¿Qué les falta a los pacientes ostomizados?

-R: Quizá una mejora en la atención primaria. Hay menos formación, aunque ya se ha montado un curso en distrito metropolitano para que, por lo menos, en cada área haya una enfermera o enfermero que tenga ciertos conocimientos de ostomía. Para que cuando tú vivas en un pueblo, alejado de la capital, no tengas que venir hasta un hospital por un problema menor. Que si vives en la Alpujarra haya un enfermero que ese problema te lo pueda resolver, eso sigue siendo una carencia.

“EL PERIODO MÁS COMPLEJO ES EL DE LA ADAPTACIÓN EMOCIONAL.

QUE TÚ LLEGUES A ASUMIR TU NUEVA REALIDAD, TU NUEVO FÍSICO”

-P: Un mensaje para esas personas que aún no ven clara la ostomía…

-R: Si necesitan ayuda que no se cierren. Que involucren a su familia y a su pareja. Creo que las personas ostomizadas, o que se van a ostomizar, tienen que saber que hay una asociación a su disposición, con muchos servicios y todos gratuitos. Que siempre vamos a estar ahí, que no se encierren porque eso significa que entras en un proceso depresivo y es muy difícil salir. No pasa nada por pedir ayuda, para eso estamos. Y lo dice una persona que ha pasado por dos ostomías, al final del túnel hay una luz con un poco de paciencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *