Domingo, 20 Agosto, 2017

            

Antonio Arias: “El ‘Omega’ es tanto lo que hay en el disco como lo que queda fuera” | Vídeo

El vocalista de Lagartija Nick habla para Granada Digital sobre el documental y el disco que conmemora el 20 aniversario del trabajo de fusión de Enrique Morente del flamenco con otros estilos

Antonio Arias en la redacción de Granada Digital | Foto&Vídeo: LLuis Blanes y Javier Martín Ruiz
Román Callejón | @RomanCallejon


image_print

Arte, música, filosofía, física, teorías del universo y sentido del humor resumen lo que se vivió en la redacción de Granada Digital con la visita de todo un hito en la historia de la música granadina, Antonio Arias.

El cantante de Lagartija Nick mantuvo una profunda y extensa charla en la que hizo un repaso por los 25 años de su formación, además de entrar de lleno en el ‘Omega’, un trabajo que realizó junto al tristemente desaparecido Enrique Morente, lo que le supuso un antes y un después en su carrera.

‘Omega’ es una reedición y una recopilación, tanto en disco como en película, de parte del material inédito que se quedó en el tintero en 1996, cuando Morente cambió el flamenco al reunir a Lagartija Nick y Leonard Cohen, entre otros, para rendir homenaje a Lorca.

antonio-arias-30

La sabiduría, la profundidad y la memoria de Antonio Arias sorprenden en estas líneas, las cuales muestran su interés por la ciencia y destacan, con naturalidad y mucho sentido del humor, la añoranza del músico granadino por 1996, cuando se entregó al flamenco y a Morente.

Pregunta (P): ¿Cómo ha sido la evolución de Lagartija Nick en estos 25 años?

Respuesta (R): Son evoluciones e involuciones, lo mismo tiras para adelante que tiras para atrás. Empezamos de una manera muy definida, en el sentido que huíamos un poco de la estructura de los años 80, de intentar fichar por una multinacional y entrar en ese sistema tan alejado de nuestros objetivos, los cuales eran una música más viva y salir mucho más de nuestra ciudad.

Era una especie de independencia, un poco ecléctica, porque había un gran movimiento independiente de busca compañías. Nosotros fuimos a Madrid y grabamos con Romilar-D, la cual conocíamos de algunos discos que teníamos que ellos editaban. Entramos aquí en el primer single de Lagartija con Romilar-D, lo que mostraba nuestra independencia, pero ecléctica

En el País Vasco había mucha movida, en Madrid también, pero los grupos no tenían cohesión como ahora el Indi, que se asocian a un estilo determinado. En ese estilo ecléctico encontramos nuestro sitio, pero tuvimos la mala suerte que en el 91, tras el primer single, y el primer LP que también funcionó genial y pudimos hacer la gira, en seguida nos absorbió una multinacional.

“Lo que más me han demandado mis compañeros de profesión, es un homenaje musical a mi hermano Jesús”

En cuanto destacas un poco, y era fácil destacar con una formación con la gente que teníamos como Juan, Eric, Miguel…  que sonábamos muy bien y teníamos mucha compenetración ya que formábamos grupos juntos antes, de los 80.

El sonido era muy bueno y muy expresivo y a la gente le llegó desde el principio, nosotros intentado evitar ese contacto con las multinacionales, al final fue nuestras compañía la que nos vendió y el segundo disco ya  fue con multinacional.

(P): Te has referido en todo momento a un “estilo ecléctico”, pero no me has hablado de que sois u grupo de rock, ¿por qué?

(R): Es rock, claro que es rock, pero la visión es mucho más punki, no solo en el sentido del ‘hacerlo tú mismo’, que tiene mucho que ver con eso. Ahora hay una recuperación estética del punk, lejos de los timos del punk.

antonio-arias-3

El punk siempre ha dado una intención social a las letras, más viniendo yo de mi hermano Jesús y de TNT, que era ideal. Más que a través del rock, que parece que si dices ‘hago rock’, solo quieres ser famoso, pero viniendo de los TNT, creo que el punk-rock es mucho más acertado por el carácter social de esos primeros discos y también aprovechamos cuando entramos en la multinacional para seguir ahondando en esos mensajes. Eso es lo que más se ha mantenido en el tiempo.

Luego, como pasión que es nuestra música, en esas involuciones, reconoces que tienes que parar, que es cuando llega el Omega, y que es cuando mejor estábamos los Lagartija, pero en esa vorágine en la que todo el mundo te empuja para seguir, parar en el Omega fue un gran acierto. Yo cambié el estilo musical y, aprovechando la energía del punk, nos acercamos al flamenco con una visión muy psicodélica de parajes muy abiertos, como una expresión, pero ya buscando otras músicas.

(P): ¿Qué cambios ha habido en el mundo de la música desde el vinilo al digital, pasando por el CD?

(R): Cuando yo empiezo con los 091 en los 80, existía el casete y el vinilo, al final de los 80 llega el primer CD que tengo, el de los 091, el de ‘Cartas en la Manga’.

La verdad es que los CD entraron como una manera de comercio, de volver a comprarte todas tus músicas, algo en lo que caímos todos en un principio, pero resulta más lógico completar tu colección de 1.500 discos de vinilo, que de CD’s.

Pero esto nos venía bien porque teníamos todos los grupos tres formatos para vender: casete, vinilo y CD. Esto te creaba un poquito de dinero de derechos de autor que te servían para mejorar el equipo y pagar ensayos.

Esto ahora los grupos noveles no lo tienen, porque no se puede empezar a generar dinero vendiendo formatos, ahora, con los porcentajes de la red y los intermediaron, se gana poco.

“Lo que todos los artistas entregamos en ese disco fue nuestra pasión y nuestra vocación y todo el mundo se volcó”

Sin embargo, cuando volvemos, tras el CD, llega el tema digital y con la piratería… como resistencia yo siempre he seguido comprando vinilo, por eso se vuelve a los vinilos. También me he dado cuenta que, cuando compras un CD compras un máster. Algunos están mal impresos, pero es lo más parecido a lo que ha oído el artista en el estudio y en el mastering.

Ahora sobreviven todas las tecnologías hoy en día, no es como ‘el video mato a la estrella de la radio’, no muere nada. Se amplían los sistemas digitales, que te hacen un acceso a las novedades discográficas, a las rarezas, a aquella ‘cara B’ que podías encontrar solo en un single descatalogado. Eso ya no existe, ya puedes acceder a todo ese material y es una ventaja para todos nosotros.

También se ha demostrado que el público siempre tiene unas ganas de acceso con calidad. A todos nos ha pasado, que hemos tenido las épocas del emule, que descargas carpetas que luego no sabes donde tienes y el sonido es una porquería. La gente tiene ganas de cierta calidad como en se ‘stupiditify’ Spotify (risas). Esto es bueno y nos llega un dinero a los autores.

antonio-arias4

Por otra parte, las compañías se rigen por las cifras y, si uno es inteligente y sabe colocarse en las redes, pueden meterse en una multinacional.

(P): Con el formato digital se consumen canciones sueltas más que LP’s, ¿ha terminado el formato digital con que la gente conozca los disco al completo?

(R): Han cambiado los tiempos del arte. Ahora hay consideraciones de cómo tienes que hacer un disco, si se cuelga en las redes… se ha perdido eso que nos arrastraba a comprar un disco por una canción, luego no te gustaba, aparcabas el disco y a los 10 años te lo pones de nuevo y resulta que es tu disco favorito.

Ahora, con lo digital no da tiempo a eso, porque estás accediendo a una cantidad de novedades como una especia de ‘Bershka’ o de ‘Zara’ musical, donde te obligan y te orientan a una cosa impositiva, pero, al mismo tiempo, te marcan un camino que es el consumo semanal de aceptación y rechace y renovación. Cuando uno hace un disco, los tiempo son muchos más lentos que cuando haces una canción. Vivimos a un mínimo plazo artístico donde solemos cometer más errores.

Cuando yo hago un disco, pienso en ‘Cara A’ y ‘Cara B’ y eso hoy día es muy complicado. La gente también tiene un follón en la cabeza con ‘Spotify’, porque a veces te coloca un disco del 91 en el 2015 y luego la foto no es de la compañía y las canciones a la que le das no suenan.

(P): Se hacen 25 del lanzamiento del ‘Hipnosis’, el primer disco de Lagartija Nick, ¿tenéis pensado alguna celebración especial?

(R): (Risas) ¡Sí, es verdad! ¡No me había dado cuenta! En realidad nos formamos en el 87 o así, pero el primer disco es del 91. ¡¡Es verdad! ¡Y se nos ha pasado! (más risas) ¡Pues vamos a tener que fechar el primer disco en el 92! (Jajaja).

“Hay mucha novedad musical que a la gente le va a encantar y, visualmente, cada vez que sale el Eric, te partes”

Aunque se cumplan 25 años de Lagartija, en los últimos años nos hemos dedicado principalmente a reeditar material, que es una oportunidad también de poder sacar las maquetas que tanto nos gustan a los amantes de las rarezas. Nos hemos centrado principalmente en reeditar discos y hacer giras sobre ese disco reeditado.

Yo también estaba en mis proyectos en solitario con los Evangelistas, el trabajo con Soleá… pero es verdad que Lagartija Nick necesitaba una vuelta y un motivo. Desgraciadamente, con la muerte de mi hermano hace un año, pensé mucho en su reportorio y esa vuelta al punk, porque después de una carrera tan larga, no es que sea una vuelta al origen, porque el tiempo no va para atrás, pero sí ya había una motivación que es reivindicar el repertorio de mi hermano.

No hemos dejado de hacer música y eso te actualiza mucho el software. Ves cuando los miembros de los grupos abandonan la formación por 30 o por ahí, es la música la que te ha abandonado a ti. Tienes que tener un contacto muy diario y actualizar el software y te viene la música automáticamente, sino tienes que escarbar en un internet lleno de virus.

El año que viene haremos cosas con esa motivación, pero este año ha sido solo para revisar todo el material del Omega, es decir, todo lo que se edita discográficamente en una semana, trabajar en el audio de la película… está siendo agotador.

(P): ¿Qué podrías decirme de tu trabajo en solitario ‘Mulitversos’?

(R): En 2009 era el año internacional de la astronomía y tengo una relación de años de amistad con un astrofísico, José Antonio Caballero, que conoce la astronomía de tercera cultura y cómo se unen la ciencia y el arte. Con motivo del año internacional de la astronomía que se iba a hacer una gala en Granada con el Premio Nobel Robert Wilson, Caballero me pasó unos de poemas: poesía astronómica.

Vi que era como una proyección del disco que hicimos después de Omega, ‘Val del Omar’. Tiene un lenguaje propio, las metáforas desaparecen, estás hablando de algo real, pero ya metafórico, porque, ¿habrá metaforita más grande que el Big Bang? Me quedó aquí un rato largo porque establecí contacto con un doctor en física de la Universidad de Barcelona y traductor de Stephen Hawking y tiene una obra poética muy chula.

Después del Multiversos Uno, en una de las actuaciones que más recordaré en toda mi vida, toqué tras de una conferencia Robert Wilson, el Premio Nobel que descubrió que hay un eco del Big Bang que forma una radiación cósmica. La exposición que hizo fue como muy plana, en plan blablablá, y cuando acabó dije: “vamos a hacer una gira porque todo lo que sea ahora meter una guitarra ya has triunfado” (risas).

antonio-arias3

Esto nos llevó a grabar en telescopios y grabar en este mundo que se nos abre ahora. Empezaron a abrirnos espacios y sitios y ahondamos en la tercera cultura. Es un mundo que me interesa muchísimo, con el científico-artista y el artista con inquietudes científicas. El arte, como tiene mucha comunicación, se acerca a mucha gente y puedes ir dando mensajes muy cósmicos.

Son mundos que, cuando lo oye la gente, es difícil que lo entienda, pero para esto está el arte, para acercar estas teorías, la teoría cuántica, la teoría M. El arte te deja con las ganas, pero no con la solución.

(P): Después de este repaso, toca hablar del ‘Omega’, ¿cómo surge la idea de hacer un documental?

(R): Hay vórtices, que si los bordeas, caes como en un agujero negro. Este es uno de los proyectos que en los últimos años más interés teníamos, tanto la familia Morente, como yo. En 2007 Enrique me comenta, porque yo tenía muchas documentación escrita y de audio de todo el proceso de 1996, y él quería retomar e incluso remezclar, pero no se terminó esta idea.

Cuando muere Enrique, hay una intención de visualizar y revisar todo el material, para que la familia fuese oyendo. Hora sale el disco de inéditos, pero no sale la fase más experimental del proyecto. Si podemos hacer que la gente se acerque un poco al ‘Omega’ que no salió.

Esto necesita un proceso muy lento, porque Aurora y los hijos de Enrique, sin enrique, es complicado revisar tanto material, pero como yo había sido muy concienzudo en anotar todo lo que hablaba con Enrique, aunque no se ha podido abordar todo, ha sido apasionante sumergirme en todo el material, poder compartirlo con ellos y poder sacar cosas que a la gente le va a sorprender.

Al mismo tiempo, como empezó Sánchez Montes con la película, era doble gran idea y  gran trabajo. Queremos trabajar en la película y el disco de manera que se complementaran. Sánchez Montes quería usar siempre audio que no fuera el oficial, como teníamos tanto material, se ilustra la historia cronológica del proceso de creación del ‘Omega’.

“Cuando yo hago un disco, pienso en ‘Cara A’ y ‘Cara B’ y eso hoy día es muy complicado”

Es apasionante porque es delicado. A veces la familia, lógicamente, tira más para atrás que para adelante y eso tiempo hay que llevarlos bien, aunque esté uno con la ansiedad porque la gente oiga el material de aquella época.

Ha sido multidisciplinar trabajar con el audio de la película, los discos, trabajar con los diarios… y te vas adentrando de nuevo en 1996. Siempre he querido sacar esta material inédito, pero no tenía ninguna prisa por sacarlo, porque estaba ahí guardado. Hasta que lo oyéramos y ya viéramos qué hacer, como le decía yo a Enrique.

Ha sido apasionante. Y la respuesta de la gente, es un disco que, si hablábamos de los tiempos cortos del arte, este es de los tiempos largos. A la gente cada vez le gusta más. Pasan los años y tiene cada vez más impacto. Ha sido apoyado por Lou Reed, Leonard Cohen, por todo el entorno que tenemos del punk inglés y toda la gente que conocemos.

antonio-arias-38

Es el único disco que me acerca a todo el mundo internacionalmente. Esto es curioso, siendo Lorca, Lorca, Lorca… Enrique, Cohen, mi hermano Jesús, todos apasionados por Lorca. No deja de sorprenderme esta frase de Lorca de ‘puerto natural de estrellas’: Granada no tiene más salida que su puerto natural de estrellas.

En cuanto lo abarcas y lo amplias, vuelve todo cada vez más Omega. El hecho de que la gente tuviera la necesidad de conocer la historia, ahora la película… es agotador, yo estaba obsesionado en que la gente oyese eso, porque el Omega es tanto lo que hay en el disco, como lo que queda fuera.

(P): El Omega marca un antes y un después en tu vida, ¿es el ‘omega’ en aquel momento de Antonio Arias?

(R): Yo iba muy embalado y conocer a Enrique me dio la oportunidad de frenar en seco y volver a reestructurar mi conocimiento de la música. Él consigue cambiar mi manera de verlo todo. El negocio de la música, a la hora de componer, estar sobre otras texturas, armonías, escalas… de algo que te es propio como el flamenco. Un estudio más pormenorizado del flamenco te hace verlo con otras ojos que si lo desconoces, aunque te guste igual.

Imperceptiblemente, fui cambiando yo, en el sentido que yo era más de Bob Dylan, y Enrique era más Cohen. Eso también me cambia por dentro y veo no solo la grandeza de Cohen, sino también la profundidad en sus letras, la síntesis que le aporta tantísima espiritualidad al álbum.

“Reconoces que tienes que parar, que es cuando llega el Omega, y que es cuando mejor estábamos los Lagartija”

Noté yo mi cambio, que va a ser para toda la vida, esa manera de componer, que cambia mi manera de verlo y que tiene cierta trascendencia. Esto es una visión artística a largo plazo y vivíamos en un entorno muy frenético como era Sony y la gira de aquellos momentos.

Era incomprensible para ellos parar en seco, pero eso hizo que haya una vida musical mucho más larga para todos nosotros. Ya no tienes solo el recurso de imitarte a ti mismo, o que tú eres solo tus influencias, sino que ya tienes tu espectro más expandido. Cambie mi visión pero también me cambio por dentro.

(P): ¿Qué nos vamos a encontrar en el ‘Omega’?

(R): La gente se ríe, llora, es una tragicomedia de tres falsos finales, cuatro si contamos el de ahora, en el que todas las experiencias tan intensas cuando nos juntamos con Enrique afloran. Se ve que cada uno quiere ser el otro, o vivir cada uno en el mundo del otro, que musicalmente también. En el documental se refleja que hay siempre un sitio musical para cada uno sin abandonar su estilo, pero estamos deseando convertirnos en el otro. Enrique dice varias veces que él tenía que haber sido cantante de rock, a mí me encantaba el flamenco puro, el poder vestirme de flamenco y tenía la excusa perfecta de hacerlo porque iba con Enrique Morente.

Toda esa historia, esa cronología, a la gente le va emocionar y empieza con la vanguardia de Enrique, luego con Leonard Cohen, cuando Enrique se acerca a su repertorio. Luego la temperatura que había de creación y composiciones y como empieza a haber esos falsos finales.

Me encanta porque tiene mucho ritmo y nos acerca a la historia y al audio que hemos trabajado en los últimos cinco años. Aunque sea casi incomprensible, pueden oír un tema que quedó fuera, una versión de Cohen en la que Enrique canta en una octava baja.

antonio-arias-24

Hay mucha novedad musical que a la gente le va a encantar y, visualmente, cada vez que sale el Eric, te partes. Enrique también tiene mucha gracia y todos tenemos una visión muy alegre del proyecto, pero también muy trágica porque lo de ahora no es normal. Si repartimos lo de ahora, hace 20 años, la mitad de promo ya hubiera estado bien, no tantos abandonos. Pero es la historia. A mitad de grabación se va Eric, luego las duda, yo sigo quedándome con Enrique, porque el flamenco no podía aprenderlo en un año o dos, tenía que ser todo el tiempo posible para aprender los cantes, las variaciones, quienes los hacen…

Enrique era un robot o era persona, porque esa capacidad vocálica era tremenda. Esto me atraía y ahora lo he vuelvo a bordear y me he ido a 1996. Es fácil quedarse en estos sitios. Estas cosas son geniales porque la gente lo reconoce y te lleva a un espacio muy agradable donde todo es pura felicidad, pero la vida es ying y yang.

(P): ¿Cuánto de Lagartija Nick y cuánto de Antonio Arias hay en el ‘Omega’?

(R): Yo creo que en el ‘Omega’ en general nunca habrá suficiente de Enrique, suficiente de Lagartija, suficiente de Miguel Ángel Cortés, ni de todos los artistas, porque también lo que todos los artistas entregamos en ese disco fue nuestra pasión y nuestra vocación y todo el mundo se volcó.

Es un disco global porque todos los artista están a muerte, Vicente Amigo, Tomatito, que habla maravillas en al documental y es una opinión que a mí me importaba tanto, un guitarrita determinante en la historia del flamenco que estuvo tantos años con Camarón, que le guste este rollo, casi que me acerca a Camarón, aunque Enrique era íntimo amigo de Camarón.

Nunca habrá suficiente de todos, pero tampoco se trata de obsesionarse y de aquí sacarlo todo, sino que, cuando se dé la ocasión, volver a sacar más cosas. Ha quedado pendiente, en esta edición, los directos, que hay directos grabados desde el primero en Ifagra en el 95 hace 21 años, hasta el último, se grabó casi todo. Así que un disco en directo podría ser lo próximo.

“Huíamos un poco de la estructura de los años 80, de intentar fichar por una multinacional”

(P): Otro documental en el que habéis participado es ‘En Granada es Posible’, que ha salido recientemente en DVD, ¿cierto?

(R): ¡Es verdad! ¡Lo de mis primas que me encanta! Han intentado hacer una imposibilidad. Miguel Ríos dice: “Ellas intentaron hacerlo porque no sabían que era imposible” (risas).

Pero me encanta ese reflejo de la música de Granada, ese eclecticismo, hay grupos de todo, y hay que apoyar a los grupos nuevos.

(P): ¿Qué será lo próximo de Lagartija Nick?

(R): Creo que, evidentemente, lo que más me han demandado mis compañeros de profesión, es un homenaje musical a mi hermano Jesús. Contamos con el apoyo del Ayuntamiento, de la Asociación de Vecinos de la Chana. Todos los compañeros de mi hermano lo van a agradecer, pero para hacerlo tienes que tener uno la cabeza en otro lado. Con esta ayuda, y con la voluntad de todos los que me lo dijeron, hay que hacer algo con todo lo que le gustaba a mi hermano, el coro, el flamenco, el rock…

También quiero terminar un libro que dejó mi hermano escrito a mano,  luego el disco de Lagartija, eso es lo que me gustaría abarcar. Puede que me deje algo… ¡Ah, sí! ¡Terminar el libro de poesía que tenía que haber entregado en marzo…! (risas).

Si no puedes ver el vídeo, pincha aquí

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Eres muy grande paisano y eres todo energía positiva sigue así y todo te irá como tú quieres gracias por tu música y por este gran proyecto que es una maravilla salud y adelante un saludo .