Viernes, 24 Marzo, 2017

Antecedentes familiares: los principales causantes de la alopecia

El 70% de las personas que sufre caída de cabello lo padece antes de los 20 años

La alopecia afecta principalmente a varones |Fuente: www.redenhair.com
Sarai Bausán García | @Sarai_Bausan


image_print

Te miras al espejo y empiezas a agobiarte. “¿Siempre he tenido esas entradas?¿Desde cuándo se me ve la coronilla pelona?”. Cuanto más te obsesionas, con más rapidez parece esfumarse tu cabello. Ésta no es una situación aislada, sino que cada vez es mayor la proporción de población que padece alopecia o disminución de la densidad capilar. Tal y como demuestra el estudio llevada a cabo por el Colegio Ibero-Latino-Americano de Dermatología, en un año se desarrollan 20,2 casos nuevos por cada 100.000 habitantes. De ese modo, entre el 0,1 y el 0,2 de la población mundial sufre este problema.

Los hombres son los grandes afectados por este cambio físico, siendo el 63% de los pacientes varones. Ángela García Matas, Directora Médico de Svenson, muestra los factores que llevan a este porcentaje de la población a ver mermado su densidad capilar: “La causa más común de la caída del cabello en el caso de los hombres es la genética, dando lugar a la que conocemos como alopecia androgenética o calvicie común”.

A pesar de que sean más proclives los hombres a sufrir este cambio, las mujeres también son receptores de este tipo de problemáticas. Sobre este asunto, la doctora explica: “En el caso de las mujeres, los problemas capilares son más diversos, ya que además de los factores genéticos (hereditarios) pueden darse otros muchos como: disfunciones hormonales, embarazo, menstruaciones abundantes, hemorragias, dietas mal diseñadas, efluvio telógeno agudo y/o crónico…“.

Muchos pensaréis “yo soy joven, aún no tengo que preocuparme por este asunto”. Pero, por suerte o por desgracia, no es así. Tal y como expresa Ángela García Matas, la pérdida de cabello puede darse en cualquier momento. “En el caso de los hombres que sufren alopecia androgenética, pueden comenzar a tener signos visibles alrededor de los 20 años. En el caso de las mujeres, una época en la que son más frecuentes los problemas capilares es alrededor de los 50 años, con la menopausia”, recalca la médico especializada.

En este momento una pregunta se agolpará en tu mente: ¿Cómo sé si yo puedo acabar padeciendo alopecia?”. La doctora señala que en el caso de los varones, los antecedentes familiares –sobre todo aquello directos en primera línea de descendencia- son los principales factores que guían esta problemática.

Esta realidad no es tan sencilla de identificar en el caso de las mujeres, ya que la alopecia se muestra como multifactorial. “En la edad fértil,  son más propensas aquellas mujeres con hipermenorrea, por la anemia ferropénica que lleva asociada. Alteraciones hormonales, muy frecuentes en la mujer son causa de que aumente la incidencia de sufrir un efluvio telógeno”, explica García Matas.

Pero no te preocupes, se trata de un problema que se puede atajar y prevenir. Así lo indica la doctora: “La caída de cabello se puede controlar si se conocen las incidencias familiares que puedan afectar y se realizan las pruebas de diagnóstico adecuadas, sobre todo si la persona nota algo anormal en el cabello y/o en el cuero cabelludo”.

Los métodos que pueden ser utilizados para frenar la caída de cabello dependerá de cuál ha sido la causa que la ha producido. De ese modo, realizando las consultas y análisis pertinentes se puede diagnosticar a tiempo y tratarse el foco del problema para controlarlo.

En los casos en los que el cabello ya ha empezado a desaparecer y la alopecia empieza a hacer merma, el tratamiento es algo más complicado. Así, según indica Ángela García, el cabello que se ha perdido no puede volverse a recuperar. Pero no está todo perdido. Una solución está cobrando cada vez mayor posición en la actualidad: el microinjerto.

Así que, si comienzas a notar cada vez más claros en tu cuero cabelludo, no te preocupes. Todo se puede controlar, nada está perdido. Buscando las soluciones adecuadas puede atajarse este problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *