Domingo, 22 enero, 2017

Anoeta, un estadio sinónimo de alegrías

El Granada CF ha convertido el feudo de la Real Sociedad en un territorio donde casi siempre se consiguen puntos de oro

Una de las celebraciones en Anoeta de la temporada pasada | Foto: LFP
Daniel Sánchez-Garrido | @Danisgr


image_print

El Granada CF visita este domingo el Estadio de Anoeta. Buenos recuerdos vienen a la memoria cuando piensas en el campo txuri-urdin. No es para menos. El recuerdo más reciente lo tenemos de la pasada temporada. Sandoval ya se sentaba en el banquillo nazarí y se aferraba al puesto y a la primera división firmando un partidazo ante los entrenados por aquel entonces David Moyes. 0-3 fue el resultado final con el que se saldó este encuentro de la jornada 37 y que dejaba al Granada dependiendo de sí mismo para conseguir una salvación en la que dos jornadas antes no creía ni el más iluso de toda Granada.

Todos los goles fueron en la segunda parte, obra de El-Arabi, Rober y aquella obra maravillosa de Rubén Rochina. Desde el centro del campo directa a la red. El valenciano ya daba muestras de lo que era capaz, y así lo ha refrendado esta temporada. Fueron tres puntos de oro que aferraban al conjunto andaluz a la permanencia.

Como también lo fue en la temporada 2013/2014. Corría la jornada 36 y el Granada perdía 1-0 con un tanto de Carlos Vela. En el minuto 93 emergía la figura de una leyenda rojiblanca, de esos que llevan el escudo del Granada al sentimentalismo puro y duro, era Odio Jude Ighalo, que con su gol lograba un punto clave para la consecusión de la permanencia dos jornadas después. A pesar de la derrota ante el Almería en el partido siguiente, el Granada dependía de sí mismo para salvarse, aunque con la obligación de ganar en Valladolid. Todo ello, en parte, gracias al tanto de Ighalo en Anoeta que mantuvo al equipo fuera de descenso y con dos puntos de ventaja respecto a sus rivales.

Recorriendo el pasado del Granada en primera división y el Estadio de Anoeta llegamos a la 2012/2013. Una vez más, sería en el campo de la Real Sociedad donde el Granada se jugaba gran parte de la temporada. Era la jornada 35,  el 2-1 reinaba en el electrónico blanquiazul con un doblete de Aguirretxe. El-Arabi había sido el autor del primer gol rojiblanco. Con los puntos perdidos, el ahora malaguista Recio establecía el empate a dos, una vez más, en el minuto 93. La alegría se torna de otro color cuando se consigue en el descuento, aún siendo un empate. Este punto rascado en el descuento dejaba al cuadro andaluz con cuatro puntos de ventaja sobre sus perseguidores, permitiendo margen para un posible tropiezo en las tres jornadas que restaban de campeonato. Probablemente fue la permanencia más tranquila para los rojiblancos desde su regreso a la élite del fútbol español. Se consiguió en la jornada 37 matemáticamente, aunque con la victoria ante Osasuna por 3 a 0 en la jornada 36, la salvación virtualmente era un hecho.

Por último, la 2011/2012, campaña de regreso a primera tras 35 años en el barro de los campos de Segunda B y Tercera. En esta ocasión, la visita a Anoeta se dio pronto y la única vez que la Real Sociedad ganaba al equipo granadino en su propio estadio en estas cuatro temporadas. El resultado final fue de 1-0, con un gol obra de Estrada en el minuto 63.

De cuatro citas, el Granada puntuó en tres, dos empates y una victoria, que dejan un total de 5 puntos en el campo de la Real Sociedad. Los últimos recuerdos son muy positivos. El partido del domingo se antoja clave para volver a sumar tres puntos que despeguen al club nazarí en la clasificación, hundido ahora con 20 puntos. Los últimos resultados de los rivales están siendo positivos, incluidos los de la propia Real Sociedad, algo que multiplica la complejidad de la tarea. Anoeta, de nuevo, clave en el futuro del Granada CF.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *