Martes, 21 Noviembre, 2017

            

Andalucía tiene uno de los niveles de esperanza de vida más baja en 2016

Se han registrado 9.820 más nacimientos que defunciones, lo que coloca a la comunidad como la segunda con mayor saldo vegetativo positivo

Foto: Archivo
E.P.


image_print

Andalucía es una de las comunidades autónomas con uno de los niveles de esperanza de vida más bajos en 2016, con 81,9 años, sólo superada al final de la tabla por Melilla (80,6 años) y Ceuta (80,9), según los datos provisionales del ‘Movimiento Natural de la Población’ del Instituto Nacional de Estadística, que, no obstante, han resaltado que la comunidad andaluza ha registrado el pasado año un saldo vegetativo positivo, esto es, han nacido más personas de las que han fallecido.

De esta forma, se han registrado 9.820 más nacimientos que defunciones en 2016 en Andalucía, lo que coloca a la comunidad como la segunda comunidad con mayor saldo vegetativo positivo, tras Comunidad de Madrid (17.785).

Este dato contrasta con la media nacional, toda vez que, en general, la población española registra de nuevo un saldo vegetativo negativo, con 259 defunciones más que nacimientos en 2016.

Analizando los datos, en Andalucía en 2016, según los datos provisionales, se han registrado 78.955 nacimientos, lo que supone un descenso del 2,1 por ciento en relación con el año anterior. Ese descenso es inferior al registrado a nivel nacional del -2,8 por ciento.

Andalucía siguen siendo la comunidad donde más nacimientos se han registrado el pasado año. El Índice de Coyuntural de Fecundidad –número medio de hijos por mujer– en Andalucía es de 1,40 hijos, por encima de la media nacional de 1,33 hijos.

En cuanto a las defunciones, Andalucía es la comunidad con mayor número de defunciones, en concreto 69.135 en 2016, lo que supone un descenso interanual del cuatro por ciento.

La comunidad andaluza se encuentra por debajo de la media nacional de la tasa bruta de mortalidad –defunciones por 1.000 habitantes–, ya que Andalucía registra 8,2 defunciones por 1.000 habitantes, mientras que la media nacional es de 8,8 defunciones por 1.000 habitantes.

La esperanza de vida al nacimiento en 2016 se cifra en Andalucía en 81,9 años, lo que convierte a la comunidad andaluza en una de las comunidades con una esperanza de vida mas baja, junto a Ceuta (0,8) y Melilla (0,6). La media nacional se cifra en 83,2 años de edad.

Por último, en cuanto al saldo vegetativo, Andalucía es una de las siete comunidades autónomas con saldo positivo, esto es, han nacido más personas de las que han fallecido en 2016. En concreto la diferencia es de 9.820 personas. Sólo la supera Madrid, con 17.785 personas, que también presenta un saldo vegetativo positivo. La media nacional es negativa, motivada por el hecho de que en diez comunidades hubo más defunciones que nacimientos.

DATOS NACIONALES

A nivel nacional, tanto la natalidad como la mortalidad han bajado un 2,8 por ciento y un 3,2 por ciento, respectivamente, comparado con el año anterior, según el INE.

En 2016 en España nacieron 408.384 niños, es decir, 11.906 menos que el año anterior, la cifra más baja desde 2008, cuando se contaron 519.779 nacimientos, consolidándose así la tendencia a la baja iniciada ese año en el que se alcanzó el máximo en 30 años. Además, la tasa bruta de natalidad se situó en 8,8 nacimientos por cada mil habitantes, dos décimas menos que la registrada en 2015.

El número de nacimientos disminuyó en todas las comunidades autónomas durante 2016. Los mayores descensos respecto a 2015 se dieron en Castilla y León (-4,3 por ciento), Aragón (-3,8 por ciento) y Comunidad Valenciana (-3,7 por ciento).

A pesar de la reducción del número de nacimientos, el indicador coyuntural de fecundidad, es decir, el número medio de hijos por mujer, se mantuvo en 1,33 en 2016. Entre las españolas, este dato se redujo una centésima (1,27), mientras que en las extranjeras aumentó cuatro centésimas (1,70).

La edad media para ser madre asciende de nuevo y se sitúa en los 32 años. En términos medios, las madres españolas (32,5 años) tuvieron sus hijos tres años más tarde que las extranjeras (29,6 años).

MENOS MUERTES Y MÁS ESPERANZA DE VIDA

Durante 2016 fallecieron en España 409.099 personas, lo que supuso un 3,2 por ciento menos que en el año anterior y 8,8 defunciones por mil habitantes, frente a 9,1 de 2015. En concreto, la tasa de mortalidad infantil fue de 2,6 defunciones por cada mil nacidos vivos, una décima menos que en 2015, y se mantiene por debajo del umbral del 3 por mil desde 2013.

El número de defunciones disminuyó en todas las comunidades autónomas, salvo en la ciudad autónoma de Ceuta (1 por ciento), la Comunidad Foral de Navarra (0,7 por ciento) y en Galicia (0,1 por ciento). Los mayores descensos anuales de defunciones se registraron en Aragón (-6,1 por ciento), la ciudad autónoma de Melilla (-6,0 por ciento) y Castilla-La Mancha (-4,5 por ciento).

La esperanza de vida al nacimiento aumentó en 2016 en 0,5 años y se situó en 83,2 años. Por sexo, en los hombres alcanzó los 80,4 años y en las mujeres se situó en 85,9 años, medio año más en ambos casos. De acuerdo a las condiciones de mortalidad del momento, una persona que alcanzara los 65 años en 2016 espera vivir de media, 19,2 años más si es hombre y 23,1 más si es mujer.

MÁS BODAS

La estadística del INE indica también que un total de 172.243 parejas contrajeron matrimonio en 2016, un 2,0 por ciento más que en el año anterior. La tasa bruta de nupcialidad aumentó una décima, hasta 3,7 matrimonios por mil habitantes.

La edad media al matrimonio mantuvo su tendencia creciente: 37,5 años para los hombres y 34,7 años para las mujeres. En el 15,2 por ciento de las uniones celebradas con cónyuges de distinto sexo, al menos uno de ellos era extranjero, mientras que un 2,5 por ciento del total de matrimonios registrados en 2016 correspondieron a parejas del mismo sexo (4.259).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *