Domingo, 22 Abril, 2018

            

Andalucía se mantiene entre las regiones turísticas con mayor rentabilidad hotelera

Un estudio destaca que si los datos se mantienen, "a mitad de 2018 la economía andaluza puede llegar a niveles de crecimiento pre-crisis"

EP


image_print

 

Andalucía se mantiene entre las regiones turísticas con mayor rentabilidad hotelera, según el estudio ‘The Hotel Property Handbook 2017’, elaborado por Deloitte y presentado este martes en Sevilla y Málaga, donde ha precisado que más de 18 millones de turistas visitaron la comunidad andaluza sólo en 2016.

Según ha indicado Deloitte en una nota, Málaga acaparó el cien por cien de la inversión hotelera regional, esto es, 320 millones de euros frente a los más de 2.700 millones a nivel nacional.

De esta forma, diez nuevos hoteles andaluces han abierto sus puertas este año, 800 habitaciones más. La media de ocupación nacional subió del 57 al 66 por ciento.

El estudio ha apuntado que tres transacciones españolas entran en el top 20 europeo, por valor de 987 millones de euros.

El estudio ha resaltado que más de 75,5 millones de turistas que visitaron nuestro país el año pasado. Éste cuenta con la colaboración de varias asociaciones hoteleras y las entidades Unicaja Banco y Caja Rural del Sur.

El informe ha precisado que el sector turístico aporta ya el 13 por ciento del valor del PIB nacional, un cuatro por ciento más que en 2016. El paro, por su parte, bajó al 19,2 por ciento, mientras que el turismo fue responsable del 12 por ciento de empleo generado en nuestro país.

ANDALUCÍA, REGIÓN LÍDER EN RENTABILIDAD HOTELERA

Este informe considera que desde 2013, la comunidad andaluza “ha sabido explotar mejor sus activos para así atraer y fidelizar turistas por encima de sus competidores regionales”. Ha añadido que de los principales destinos vacacionales españoles, “sólo Baleares ha podido seguir su ritmo en rentabilidad, mientras que la Comunidad Valenciana, Canarias y Cataluña, aun habiendo experimentado un espectacular crecimiento, se han quedado atrás”.

El año pasado, más de 18 millones de turistas visitaron la comunidad andaluza, un 52 por ciento de ellos se concentró en los principales puntos turísticos. De enero a octubre de este año, la estancia media es de 3,8 días, más de 33 millones de pernoctaciones en total. El gran problema de Andalucía sigue siendo la estacionalidad, ya que más del 80 por ciento de los establecimientos hoteleros cierra en los meses de temporada baja.

El informe ha recordado que el turismo regional fue responsable de la creación de más de 245.000 empleos en 2016, un 12,5 por ciento del total de empleo generado en Andalucía. Málaga (30 por ciento), Sevilla (18,8 por ciento) y Cádiz (15,6 por ciento) son las principales creadoras de empleo de la comunidad.

LLEGAR A DATOS PRE-CRISIS

Ha precisado que, “si los datos se mantienen, a mitad de 2018 la economía andaluza puede llegar a niveles de crecimiento pre-crisis, sólo frenada por una posible desaceleración en el volumen de crecimiento del sector”. Los turistas extranjeros siguen siendo mayoría en los monumentos andaluces, un 83 por ciento del total de los visitantes de la región, un 10 por ciento más que en 2015.

Por zonas vacacionales, el litoral sigue siendo líder frente al interior regional. A la cabeza están la Costa Tropical, Costa del Sol y Costa de la Luz de Huelva, seguidas de la Costa de Almería y la Costa de la Luz de Cádiz, la única que ha experimentado un fuerte descenso de visitantes.

Sin embargo y según se desprende del estudio, a nivel local, Madrid, Valencia y Barcelona siguen siendo las principales urbes españolas en concentración de turistas y rentabilidad a escala urbana. Sevilla, Málaga y Granada se acercan cada vez más a las tres líderes nacionales con la puesta en marcha de ambiciosos planes estratégicos de turismo que cada año dan mejores resultados.

“El turismo es el principal motor económico de Andalucía, tenemos que explotarlo mejor. A pesar de los buenos datos de visitantes, es necesario renovar la oferta, mejorar el posicionamiento de marca y la experiencia del cliente”, indican desde Deloitte en la presentación.

DATOS DE INVERSIÓN

Las empresas hoteleras han destinado más de 2.000 millones de euros de inversión. Por ello, los inversores apostaron por el sector hotelero nacional, que vio cómo la ocupación media subió de un 57 por ciento a un 66 por ciento, un 14 por ciento de media desde 2013. En el volumen mundial de inversión hotelera, la región de EMEA (Europa, Oriente Medio y África) aporta el 27 por ciento del total, mientras que España copa el 12 por ciento. Por delante sólo están Alemania (31 por ciento) y Reino Unido (23 por ciento), con Francia al mismo nivel (12 por ciento) e Italia, lejos con un 7 por ciento del volumen total.

En España, la inversión hotelera alcanzó un 17 por ciento del valor total de transacciones inmobiliarias no residenciales. La venta del madrileño Hotel Villa Magna por 189 millones de euros fue la principal transacción hotelera en España, seguida del Pullman Skipper Hotel, que cambió de manos en la Ciudad Condal por 90 millones de euros. En el ranking europeo, encabezado por la venta del parisino Le Meridien Etoile por 344 millones de euros, estas dos transacciones ocupan el sexto y decimoséptimo lugar por valor transaccional un 9 por ciento del total.

Así, la provincia de Málaga acapara el cien por cien de la inversión hotelera andaluza, por valor de 320 millones de euros, un 12 por ciento del total nacional. El valor capital (miles de euros/habitación) ha crecido un imponente 12,4 por ciento gracias a los planes estratégicos del turismo puestos en marcha por el ayuntamiento malagueño.

Según el estudio, las ‘socimis’ participaron en un 44 por ciento de las operaciones hoteleras en España. Nuestro país es líder europeo en crecimiento del valor de mercado inmobiliario, con Madrid y Barcelona aumentando su valor un 11 por ciento y un 14 por ciento, respectivamente.

50 NUEVOS HOTELES Y 4.973 HABITACIONES MÁS

La “excelente” forma física del sector y la creciente rentabilidad del turismo ha aumentado el interés en adquirir activos hoteleros. Esto ha propiciado la apertura de 50 nuevos hoteles en toda España en 2017, con 4.973 habitaciones más.

De todos ellos, el 87 por ciento abrió con calidad de cuatro o cinco estrellas. De acuerdo a los datos que se recogen en el estudio, las cadenas hoteleras son propietarias de 45 de estos nuevos establecimientos, con sólo nueve abiertos por operadores independientes.

En Andalucía, 10 nuevos establecimientos han abierto sus puertas, unas 800 habitaciones más. Además, y según el estudio, tres hoteles han sido reformados estructuralmente, sumando así 1.072 habitaciones más a la oferta andaluza.

Con más de 10.000 habitaciones en todo el país, Meliá, NH, Marriott, Barceló, Accor, Hotusa, RIU, Iberostar y H10 son las principales cadenas que operan en el mercado español.

A la hora de invertir en estos espacios hoteleros, los factores que estas cadenas valoran más son su capacidad de innovación, sostenibilidad, reposicionamiento de marca, estrategia digital y su experiencia de cliente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *