Viernes, 22 Septiembre, 2017

            

Andalucía necesita 41 actuaciones en depuración de aguas para evitar que Bruselas sancione a España

España necesita invertir 5.000 millones de euros en depuración y saneamiento de aguas

Una depuradora de Sevilla | Archivo GD
E.P


image_print

Andalucía necesita 41 actuaciones en depuración de aguas, de las 200 a nivel nacional necesarias, para evitar que Bruselas sancione a España por no cumplir con la directiva europea, según las conclusiones del Foro para la Ingeniería de Excelencia (Fidex), que agrupa a las once principales ingenierías españolas, en el marco de la jornada ‘¿Cómo encauzar el problema del agua en España?’, celebrada en Madrid.

De hecho, España necesita invertir 5.000 millones de euros en depuración y saneamiento de aguas en alrededor de 200 actuaciones. A esta inversión en nuevas infraestructuras del agua, habría que añadir la destinada a modernizar y renovar las depuradoras y redes de saneamiento existentes.

Asimismo, otras comunidades como Andalucía, Galicia y Castilla-La Mancha están acelerando sus procesos de licitación desde el pasado año, empezando así a contrarrestar la parálisis inversora del sector público desde el inicio de la crisis, cuando el recorte en infraestructuras bajó del dos por ciento del PIB, que impidió culminar la ejecución del Plan de Calidad de las Aguas 2007-2015.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Andalucía con la necesidad que tiene de agua no salada, no debe desperdiciar el agua depurada echándolas al mar o al cauce de los ríos. Existe la tecnología de ciclo terciario del agua que las depuradas modernas incorporan o deben incorpora; las menos recientes que no tengan este ciclo lo pueden incorporar bien mediante ampliación o adecuación.
    Ei ciclo terciario del agua es esencial pues acerca al ciclo integral del agua, la cual una vez depurada puede ser utilizada para el riego y no solo en parques y jardines sino también para uso agrícola. Andalucía no puede desperdiciar este uso que sumado a la desalización del agua marina puede solucionar el gran problema del regadío agrícola.