Martes, 17 Octubre, 2017

            

Andalucía, entre las comunidades con menos horas no trabajadas por trabajador, según Adecco

Además, el informe destaca que en 2015 se produjo un aumento de las horas efectivas en muchas comunidades

Un trabajador | Autor: Archivo GD
E.P


image_print

Andalucía se encuentra entre las comunidades con menos horas no trabajadas anuales por trabajador, con una cifra en torno a 225 horas anuales, según el V Informe Adecco sobre Absentismo.

Este informe apunta que Andalucía también se encuentra entre las regiones españolas con menos horas pactadas anuales por trabajador, con algo más de 1.750, mientras que las horas efectivas anuales por trabajador no llegan a las 1.550 horas.

A nivel nacional, la tasa de absentismo laboral se agudizó en 2015 por segundo año consecutivo al situarse en el 4,7 por ciento, tres décimas más que el año anterior, principalmente por el número de horas no trabajadas por Incapacidad Temporal (IT) y debido en gran medida a la mejora de la situación económica y del empleo.

Así se desprende del V Informe Adecco sobre Absentismo, presentado este miércoles por el director de Asesoría Jurídica del Grupo Adecco, Francisco Javier Blasco, quien explicó que el repunte obedece a que en España hay un “absentismo estructural”, a lo que se suma la “correlación” del absentismo y de la mejora de la economía y del empleo.

De esta forma, se constata que el año 2014 marcó el final de una tendencia de reducción del absentismo que había durado seis años, desde 2008 hasta 2013, como consecuencia del inicio del fin de la crisis económica y de la mejora del empleo.

Sólo en 2015 el absentismo laboral supuso unos costes directos de 5.132 millones de euros a la Seguridad Social por prestaciones económicas y de 3.857 millones a las empresas por el abono de la prestación económica en los primeros días de baja.

El informe, realizado por Adecco en colaboración con el IESE, Garrigues, Fremap y la Universidad Carlos III, señala que el factor determinante de la tasa de absentismo es el número de horas no trabajadas por Incapacidad Temporal (IT).

En concreto, apunta que en el periodo 200-2014 se dio una reducción gradual del número de horas pactadas por trabajador, con 1.795 horas en 2014, un 6,4 por ciento menos que en 2000, mientras que 2015 fue el primer año en el que no se redujeron las horas pactadas. De hecho, se registró un leve aumento, hasta 1.797 horas.

Además, el informe destaca que en 2015 se produjo un aumento de las horas efectivas en muchas comunidades, después de haberse reducido notablemente desde el año 2000 hasta 2014.

Blasco ha descartado que una mayor edad de los trabajadores esté relacionada con el absentismo, ya que el 80 por ciento de las empresas no apunta a una vinculación de este tipo.

Las comunidades autónomas que registraron más horas efectivas trabajadas fueron Baleares, Madrid, Galicia, Canarias, Cantabria y Murcia. Según Adecco, las comunidades autónomas que registran más horas no trabajadas presentan más horas efectivas y más horas pactadas.

Por sectores, la tasa de absentismo en 2015 fue del 4,9 por ciento en Servicios, del 4,6 por ciento en Industria y del 3,2 por ciento en Construcción. Además, durante este año la tasa de absentismo por incapacidad temporal se ha elevado levemente en estos tres sectores.

No obstante, el absentismo fraudulento asociado a bajas por IT durante los años de crecimiento (2001-2007) habría desaparecido en su totalidad en los tres sectores, y el leve repunte de 2015 sería una “normalización” tras la fuerte bajada de los años anteriores.

AUMENTA EL PRESENTISMO

En lo que respecta a las prácticas presentistas, el 53 por ciento de las empresas encuestadas ha indicado que detectan alguna práctica de presentismo en sus empleados, aunque apunta que se ha realizado en la mayoría de los casos por pocos o algunos empleados.

El 57 por ciento de las empresas dice tener menos del 10 por ciento de su plantilla con prácticas de presentismo, y tan solo el 13 por ciento de las empresas dice tener más del 75 por ciento de sus trabajadores con prácticas de este tipo.

Según el estudio, el presentismo aumentó entre 2012 y 2015, lo que ha provocado una polarización de las condiciones laborales en dos perfiles: empleados que se sienten más seguros en su puesto de trabajo y predispuestos a estas prácticas, y trabajadores que sienten la amenaza de perder el trabajo y reducen el presentismo, así como los contratados de forma temporal o a tiempo parcial.

En este sentido, el 88 por ciento de las empresas aplica ya métodos de control de los horarios de sus empleados, y solamente el 34 por ciento de las empresas ofrece flexibilidad horaria a más del 25 por ciento de la plantilla.

SALUD Y PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES

La V edición del informe sobre absentismo de Adecco también evidencia que, para una muestra de casi seis millones de trabajadores por cuenta ajena, en 2015 se registraron 810.329 procesos con baja, de los que 671.917 (83 por ciento) correspondieron a contingencias comunes y solo 138.412 817 por ciento) a contingencias profesionales.

En 2015 se produjeron en España 3,93 millones de procesos por Incapacidad Temporal por Contingencias Comunes (ITCC), un 10,2 por ciento más que en 2014, cuando la población protegida solo había crecido un 3,4 por ciento, hasta los 15,6 millones de trabajadores.

La incidencia de los días de Incapacidad Temporal en tres tipos de diagnósticos (trastornos músculo-esqueléticos, traumáticos y psiquiátricos) supone casi las dos terceras partes de los días de incapacidad en España.

En cuanto a la prevención de riesgos laborales, Blasco ha señalado que la negociación colectiva pasa “un poco de puntillas” por la prevención de riesgos laborales, ya que “hay mucho de copiar y pegar y se utiliza poco para mejorar las condiciones”, por lo que ha abogado por que el modelo de prevención cambie a uno “mucho más personalizado”.

REIVINDICACIÓN DE LAS MUTUAS 

Respecto al gasto, el relativo a prestaciones económicas por ITCC, a cargo de las mutuas colaboradoras con la Seguridad Social y de las entidades gestoras del sistema, ascendió a 5.135 millones, un 8,2 por ciento más, al tiempo que el coste directo para las empresas fue de más de 3.857 millones y el coste de oportunidad en términos de la producción de bienes y servicios que se dejaron de producir ascendió a 52.387 millones.

Esto supone un coste total del absentismo por ITCC en 2015 de más de 61.300 millones, un 10,1 por ciento más que el año anterior.

El director gerente de AMAT, Pedro Pablo Sanz, ha valorado los “pasos adelante” que supuso la Ley de Mutuas de 2014, si bien ha matizado que “por desgracia” los mecanismos puestos en marcha en materia de absentismo se han quedado “cortos”.

Por ello, para poder contribuir a la reducción del absentismo estructural, independiente a la evolución del ciclo económico, ha reclamado que las mutuas puedan llevar a cabo el alta médica en ellos procesos de Incapacidad Temporal, siempre “preservando los derechos de los trabajadores”.

Con esta medida para acortar los plazos de alta médica calcula se podría reducir entre un 20 por ciento y un 25 por ciento, lo que sobre el total de coste de la Seguridad Social supondría entre 12.000 y 15.000 millones de ahorro.

A nivel internacional, tras analizar datos de absentismo de España, Suiza, Dinamarca, Finlandia, Estonia, Australia, Canadá y EEUU, el estudio apunta que el absentismo es más alto en aquellos países en los que la protección social es superior, como aquellos en los que la cobertura por enfermedad es más generosa o se obtiene con más facilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *