Sábado, 21 enero, 2017

Añade el humor a tu botiquín

Según explican en el blog dirigido a pacientes de la estadounidense Clínica Mayo la risa es una estupenda vía para aliviar el estrés y apuntan que aunque no puede curar enfermedades cada vez hay más datos sobre sus efectos positivos.

I.S


image_print

La risa es una de las experiencias más propias del ser humano y una herramienta única frente a los malos tiempos. Sin embargo, se tiende a pensar que el sentido del humor es una cualidad de la personalidad que se tiene o no se tiene. Presentamos algunas estrategias para fortalecer el músculo de la risa y convertirlo en un potente aliado frente a los conflictos diarios.

Desde la web estadounidense se señalan los principales beneficios a corto y largo plazo de la risa así como algunos consejos para hacerla más presente en el día a día.

Beneficios a corto plazo: 

Estimula muchos órganos: la risa aumenta la cantidad de aire rico en oxígeno que respiramos, estimula el corazón, los pulmones y los músculos y aumenta las endorfinas que libera el cerebro.

Activa y reduce la respuesta de estrés: al reír se estimula y luego calma la respuesta de estrés y aumenta la tasa cardiaca y la presión sanguínea. El resultado es una agradable sensación de relajación.

Alivia la tensión: la risa puede también estimular la circulación y ayudar a relajar los músculos, ambas cosas ayudan a reducir algunos de los síntomas del estrés.

Beneficios a largo plazo

Mejora el sistema inmune: los pensamientos negativos se manifiestan en reacciones químicas que pueden afectar al cuerpo al traer más estrés al sistema y disminuir la inmunidad. En contraste, los pensamientos positivos en realidad liberan neuropéptidos que ayudan a combatir el estrés y potencialmente a las enfermedades más graves.

Alivia el dolor: cuando nos reímos el cuerpo produce analgésicos naturales que podrían ayudar a paliar el dolor que sentimos. La risa además podría también romper el ciclo de dolor-espasmo común en algunos trastornos musculares.

Aumenta la satisfacción personal: cuando se afrontan situaciones difíciles la risa puede convertirse en un aliado que nos proporcione ánimos para seguir adelante. Además, es una herramienta de gran ayuda para conectar con otras personas.

Eleva el ánimo: muchas personas sufren depresión, a menudo debido a enfermedades crónicas. La risa puede ayudar a disminuir su depresión y ansiedad y aportarles felicidad.

APRENDER A REÍR MÁS A MENUDO 

El equipo de la Clínica Mayo apuestan por aprender a tener más sentido del humor. Para ello, sugieren las siguientes estrategias:

Haz que el humor forme parte de tu entorno: encuentra unos pocos objetos sencillos como fotos o tiras cómicas que te hagan sonreír. Después llévalas al trabajo o ponlas en algún lugar de tu casa. Ten a mano películas o vídeos de humor para cuando necesites un extra de risas.

Ríe y el mundo reirá contigo: descubre la forma de reírte de tus propias experiencias y verás cómo se desvanece el estrés. Incluso si resulta forzado al principio, practica la risa. A tu cuerpo le sienta muy bien.

Comparte la risa: convierte en un hábito pasar tiempo con los amigos que te hacer reír y luego devuelve el favor compartiendo con los que te rodean historias o bromas divertidas.

 Busca nuevas bromas: en las librerías y bibliotecas puedes encontrar libros de humor y escoger algunos contenidos para compartirlos con los amigos.

Distingue entre buen y mal humor: no te rías a expensas de otros. Algunas formas de humor no son correctas. Utiliza tu buen juicio para distinguir una buena broma de una mala o hiriente.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *