Sábado, 16 Diciembre, 2017

            

Alonso pide que caiga “todo el peso de la Ley” sobre el que acusa sin pruebas



image_print

El portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados, José Antonio Alonso, pidió este jueves que “si alguien tiene pruebas” de que alguna persona está realizando escuchas ilegales, caiga “todo el peso de la Ley sobre él”, pero que se sea “igual de duro” con los que acusan sin pruebas y extienden “sospechas sobre el Estado de Derecho” con intereses “puramente políticos y partidistas”. Agregó que es “intolerable y antidemocrático extender la sospecha” sobre las instituciones del Estado.

En declaraciones a la Cadena Cope recogidas por Europa Press, se preguntó en relación con las acusaciones del PP de escuchas ilegales al Gobierno, que “¿cómo se les ocurre decir que el Estado Constitucional Español está delinquiendo permanentemente? ¿qué disparate es ese?”. A su juicio, es un hecho de “una gravedad extraordinaria” y pidió a los “populares” que digan “un solo hecho” donde lo que denuncian haya ocurrido.
“Aquí no se puede tirar la piedra y esconder la mano, son acusaciones gravísimas que se prueban y, además, en los tribunales, o sobre las que hay que pedir perdón rotundamente como poco”, remachó.

EL PP TIENE “UN POCO DE CARA”

Alonso recordó las palabras del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, que aseguró que el sistema “lo contrató, lo desarrolló y lo puso en marcha el PP”, por lo que, a su juicio, “tienen un poco de cara” por hacerlo sin consideran que es “tan ilegal”. Pidió que expliquen “esas incoherencias” a la opinión pública porque los policías “son profesionales” y utilizan los instrumentos que el Estado de Derecho pone a su servicio “siempre con control judicial”.

El portavoz socialista aseguró que “si a alguien se le ocurriese el disparate” de utilizar es sistema de escucha sin autorización, sería “sancionado”. Añadió que “la Policía y la Guardia Civil” en el cumplimiento de su labor de investigar delitos “dependen funcionalmente de los jueces y de los fiscales” y no reciben ordenes políticas “de ninguna naturaleza”. “Nunca las recibieron y, además, no las tolerarían”, subrayó.

En su opinión, las acusaciones que emitió ayer el vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, sobre el Ejecutivo, se deben a que “el PP ha puesto de nuevo en marcha una campaña de sospecha permanente sobre el funcionamiento de las instituciones del Estado”.

Por otro lado, se refirió a la situación interna del PP, ya que considera que “desde 2008, tras las últimas elecciones generales, el PP está en una crisis permanente”, pero simplemente, a veces “queda muy visualizado”. A su juicio, la “pelea” por ver quién controla Caja Madrid ha sido “muy cruda” y, además, “muy irresponsable”.

Recalcó que “la cuestión de fondo es ver quién controla el PP” porque el presidente del partido, Mariano Rajoy, “no tiene la autoridad suficiente ni para poner orden en su propia casa”, lo que genera “un problema añadido” a los “populares”. “Si no tiene autoridad suficiente para gobernar su propia casa, ¿cómo va a gobernar los intereses de todo un país?”, se preguntó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *