Miércoles, 22 Noviembre, 2017

            

Alhambra Nievas: “Aunque lo agradezco, prefiero que no me distingan como la mejor árbitra”

Granada Digital se sienta con Alhambra Nievas, granadina, entre los mejores árbitros de rugby del mundo y la única representante española que acudirá a los JJOO de Río 2016 que comienzan el próximo 5 de agosto

Alhambra Nievas, durante un partido | Foto: Alhambra Nievas
Redacción: Daniel Sánchez-Garrido @Danisgr | Imagen: Javier Gea


image_print

Pasa alrededor de 120 días fuera de España. Más de 200 fuera de la ciudad donde vive, Málaga, y aunque no visite su tierra todo lo que desearía, la lleva siempre consigo. En su nombre, su sangre y en el sentimiento. “Es mi tierra. Realmente no he vivido nunca en Granada, paso mis vacaciones aquí y vengo a ver a la familia cuando puedo. La gente me dice tú eres malagueña, o tú eres almeriense. Yo siempre les digo: “No, yo soy y me siento ‘granaína’, mi tierra es esta, y aquí es donde está mi familia que es lo más importante en la vida”.

Granada Digital se sienta a charlar con Alhambra Nievas (9 de agosto de 1983), árbitro internacional de rugby y única representante española que arbitrará este deporte en los Juegos Olímpicos.

Está entre los mejores árbitros de rugby del mundo, aunque asegura que comenzó a arbitrar sin ninguna aspiración especial. Los titulares la catalogan como la mejor árbitra del mundo, ya que fue nominada entre los finalistas del galardón de World Rugby, el premio más prestigioso para los árbitros en el rugby.

Aunque ella agradece el calificativo, prefiere evitar las distinciones que crean desigualdad entre hombre y mujer. Aboga por mantener los pies en la tierra y seguir disfrutando de su trabajo. Faltan cinco días para que comiencen los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, cinco días para que Alhambra cumpla un sueño.

Entrevista-Alhambra---5

Alhambra Nievas, durante la entrevista a Granada Digital | REPORTAJE FOTOGRÁFICO: Javier Gea

P- ¿Preparada?

R- “Ya estoy con el mariposeo en el estómago, empieza la aventura y tengo muchas ganas. Me falta terminar la maleta”.

P- ¿Qué sientes cuando te dicen aquello de “eres la mejor árbitra mujer de rugby del mundo?

R- “No me gusta. Agradezco el título que me han puesto, entiendo que viene del tema de la nominación al ser la única mujer. Se lleva bien, pero intento no pensarlo mucho. Agradezco la confianza y la repercusión, pero lo que me gusta es arbitrar, quiero seguir disfrutando y lo demás bienvenido sea”.

P- Ahora llega la competición, el momento cumbre de los JJOO, pero ¿cuánto tiempo llevas preparándote?

“Más intensamente y teniendo la seguridad de que era posible ir desde hace tres temporadas, sobre todo los últimos dos años”.

“LOS GRANDES ÁRBITROS SE DISTINGUEN DE LOS BUENOS ÁRBITROS POR CÓMO GESTIONAN LA PRESIÓN”

Tres años esperando este momento. Alhambra es sinónimo de alegría cuando habla de Río. Ni siquiera el polémico virus Zika le asusta. “No me preocupa”, responde casi sin pensar. “Yo pienso que si te puede pasar algo, te puede pasar en cualquier sitio. Ya estuve en Brasil en febrero y tomamos todas las precauciones que debíamos, y no hubo ninguna jugadora ni nadie de la organización que tuviera algún problema. Ahora la temperatura ha bajado y el riesgo es menor. Tiene que ser una cosa muy grave para que me plantee no ir a los juegos porque es un sueño”.

Río 2016 servirá de estreno para el rugby, ya que será la primera vez que este deporte sea olímpico. En este caso, hablamos del rugby-7, muy diferente del 15, sobre todo en el plano físico, y por supuesto para los árbitros. “Yo a veces digo que son dos deportes diferentes. Tienen prácticamente el mismo reglamento, pero es el mismo espacio, y juegan siete contra siete. Visualmente muy espectacular. Para un árbitro es más exigente físicamente. Tienes que estar muy encima de la jugada, ser casi igual de rápidos que los jugadores y tener gran capacidad aeróbica. Aunque sean catorce minutos (7 y 7), tienes que emplearte a fondo. A nivel técnico, aunque es más sencillo porque todo está más claro, tenemos que ser muy precisos porque un error en 7 se ve mucho más que en rugby 15”.

Si no puedes ver el vídeo, pincha aquí

P- ¿Cómo ha sido tu entrenamiento estos años en vista a los JJOO?

R- “Se divide en tres planos. El físico, que a raíz de existir la posibilidad de estar en los JJOO cambié mi entrenamiento. He tenido la suerte de trabajar con Elcano Sport, que apostó por mí y son los que me han facilitado tener un entrenador personal. Se trata de un entrenamiento personalizado, con fisios, refuerzo de nutrición, todo enfocado a mis necesidades; Otra parcela es la técnica, que es muy importante. Tengo la suerte de tener un coach aquí en España, y cuando vamos fuera también nos dan mucho feedback, nos hacen informes en cada torneo para saber dónde tenemos que mejorar, y eso me ha posibilitado ir mejorando; El tercero es el mental. Al final, los grandes árbitros se distinguen de los buenos árbitros por cómo gestionan la presión. Arbitrar siempre igual, tanto en un partido que no hay presión como en un partido que hay mucho en juego”.

P- ¿Cuándo te enteras de que vas a los JJOO?

R- “A nosotros nos lo dijeron extraoficialmente un poco antes. Estábamos en un torneo. Nos hicieron un vídeo sobre los juegos y luego sobre cada uno de los que íbamos a participar. Desde ese día al anuncio oficial ha habido alguna baja. Cuando ya fue oficial estábamos viajando a otro torneo, desde Atlanta a Canadá, y también pudimos celebrarlo juntos”.

P- ¿Qué supuso para ti esta noticia?

R- “Es un sueño hecho realidad. He sido muy deportista desde que tengo uso de razón. He soñado muchas veces despierta con estar en unos juegos. No he podido cumplirlo como deportista porque el rugby siete es la primera vez que es olímpico, pero bueno, estoy feliz de hacerlo como árbitra porque también somos importantes dentro del deporte”.

P- ¿Te esperabas el éxito del rugby español para estos JJOO, tanto en masculino como femenino? (ambos combinados estarán en Río)

“No. He tenido la suerte de estar en los dos torneos porque tanto en chicos como chicas hemos estado el grupo fundamental que vamos a arbitrar la competición femenina. Es cierto que en los chicos casi nadie creía, salvo ellos que sí apostaban por la clasificación. Me alegré muchísimo y se lo merecen. Sobre las chicas sí que esperaba que se clasificaran porque teníamos más rugby que Rusia”.

P- ¿Qué necesita el rugby para crecer?

“Necesitamos que entre el rugby en los colegios. Mínimo en actividades extraescolares, no sólo en un colegio, sino de forma estructural y que de la cantidad salga la calidad. Por supuesto necesitamos que haya más inversión, que nuestras ligas crezcan en nivel de juego, y eso repercutirá en la selección y nuestras competiciones a nivel internacional. La ayuda de los medios, que el rugby se vea en la tele, que se hable de rugby, salgamos en las noticias, salgamos en los periódicos, y sea un deporte de primer nivel, que ahora no lo somos. Pero sobre todo creo que debemos intentar ir todos en la misma dirección porque ahora hacemos la guerrilla cada uno por su cuenta. Cada club tiene su objetivo y creo que todos los clubes deben ir a por un objetivo, yendo en el mismo barco y empujar en la misma dirección”.

“SE HABLA EN UN 98% DE FÚTBOL, HASTA DE LA MARCA DE CALZONCILLOS QUE LLEVAN LOS FUTBOLISTAS”

Los Juegos Olímpicos se convierten en el Everest de la carrera de cualquier deportista. En el caso de Alhambra, Río es su Veleta. Muchísimos partidos temporada tras temporada le han dado este premio. Para llegar aquí, Alhambra tuvo que pasar por el arbitraje en todas las categorías, hasta llegar a División de Honor masculina y la Copa del Rey, es decir, el máximo nivel.

Alhambra es una de las árbitros más solicitadas para los torneos internacionales tanto de rugby siete como de quince. El 9 de agosto, en pleno despegue de los Juegos Olímpicos, cumplirá 33 años. Los árbitros, que se alojan en un recinto militar precisamente al lado del estadio de rugby, tendrán un motivo más para celebrar una competición que siempre especial.

Entrevista-Alhambra---6

P- ¿Sigue habiendo machismo en el deporte?

R- “Evidentemente hay machismo porque no estamos en igualdad de condiciones. Decir lo contrario es mentir. Para que alguien hable de deporte femenino tiene que ganar un oro, tiene que ser una superhéroe y al final tenemos lo que tenemos, que es que se habla en un 98% de fútbol. Hasta de la marca de calzoncillos que llevan los futbolistas.

P- Queda muy poco espacio para lo demás…

R- Sí, eso deja muy poco margen a que se hablen de otros deportes, y mucho menos de femenino. No se invierte lo mismo. Ahora parece que está habiendo medidas y proyectos que están en la vía de que eso cambie, pero todavía queda mucha brecha. Es cierto que en el rugby, por lo que yo conozco de la federación, hay clubes que ya están equiparando las condiciones del masculino al femenino, por lo que es uno de los deportes en los que más igualdad hay aunque todavía necesitamos trabajar en esa igualdad”.

P- ¿Por esto no te gusta que te cataloguen como la “mejor árbitra”?

R- “Aunque entiendo que hablen sobre lo de la mejor árbitro del mundo, yo prefiero que no me distingan. Por ejemplo, en categoría Nacional estamos todos en el mismo panel, no nos diferenciamos hombres de mujeres, tenemos que hacer las mismas pruebas físicas y estamos regidos por las mismas exigencias técnicas. Yo no quiero que me digan “tú eres la mejor árbitra”, prefiero que estemos todos en el mismo baremo. Eso es un paso a la igualdad, no distinguir entre árbitro y árbitra, hacemos la misma función ¿por qué hay que distinguirlo?

El rugby es un deporte lleno de prejuicios, sobrepuestos por personas que desconocen su honorabilidad y valores. La ignorancia sobre su autenticidad es reveladora respecto al camino que queda aún por recorrer en un mundo sobrepasado por un deporte convertido en negocio, el fútbol.

Entrevista-Alhambra---10

La desigualdad es palpable a nivel general en cualquier deporte. Deportistas femeninas de un nivel muy alto tienen que luchar día tras día para conseguir patrocinadores para seguir adelante en su carrera. Alhambra habla con naturalidad sobre un tema puntilloso. Ella no se queda en las palabras, da posibles soluciones, guía en cuál puede ser el camino a seguir hacia la mejora de esta situación y también confiesa la posibilidad de inmiscuirse en un futuro para dar un golpe sobre la mesa. Aunque para eso aún queda tiempo. De momento, su escenario de trabajo sigue estando en el césped y su mejor aliado es un silbato.

 P- ¿Es igual pitar en masculino que femenino?

R- “Nosotros pitamos un par de partidos en Mónaco en el clasificatorio masculino y eso no es habitual, pero una vez que lo hemos hecho ¿por qué no? Es cierto que pitar al máximo nivel es diferente. No es lo mismo pitar Túnez contra Chile que Estados Unidos contra Sudáfrica. Es por una cuestión física no por una cuestión técnica. Yo reconozco que no puedo seguir a Baker, de Estados Unidos, que corre como una bala. Por mucho que corra yo, no lo pillo. Esa es la única limitación. Pitamos un torneo preolímpico hace poco y nadie vio diferencias, tuvimos aciertos y fallos como nuestros compañeros chicos”.

P- ¿Es el rugby un ejemplo de igualdad dentro del deporte?

R- “Claro, el rugby es un ejemplo de igualdad porque no distinguimos. Todos nos respetamos. Yo no soy un ‘árbitro mujer’, siento que me ven como una árbitra, sin más, no me ven como un ‘árbitro mujer’. Eso es un paso a la igualdad. En el fútbol hay mucho machismo, y creo que es por la propia cultura del fútbol. Tienen que revisar un poco si el fútbol es un deporte en valores, que yo lo pongo en duda”.

P- ¿Cómo fueron tus comienzos en el rugby?

R- “Siempre he sido muy deportista desde pequeñilla. Tengo un hermano, y de los dos yo soy la deportista, que es lo raro. He hecho tenis, fútbol, karate, voleibol, muchos deportes, también juego a padel, hago esquí… De forma federada estuve haciendo una temporada tenis, luego fútbol, y el baloncesto estuve federada al mismo tiempo que estaba en rugby, pero cuando conocí el rugby fue un flechazo. Lo descubrí con 19 años cuando ya me fui a estudiar a Málaga. Unos chicos de la residencia me dijeron “hay un equipo de rugby”… y con todo lo deportista que yo era nunca había escuchado el rugby porque antes no se hablaba nada. Me dio curiosidad y probé, y desde el primer entrenamiento dije “este es mi deporte”.

“LAS OPORTUNIDADES QUE HE TENIDO LAS HE APROVECHADO”

Málaga le dio todo lo que es ahora. Eso es una realidad. Ella lo admite y lo agradece con una sonrisa. “Yo conocí el rugby en Málaga y por eso le tengo mucho cariño a Málaga. Mi equipo es el Universidad de Málaga”. Sin embargo, su tierra es Granada, y su nombre, Alhambra, y así lo siente. “Es un honor llevar este nombre que me puso mi madre. Siendo pequeña fue difícil, me chinchaban mucho los niños, que son un poco crueles. Ahora estoy encantada. Tiene mucho gancho con el tema de la cerveza, el monumento… es un nombre muy especial que me siento muy orgullosa de llevarlo”.

P- ¿Recuerdas tu debut en el rugby como jugadora?

R- “Precisamente, fue en Granada, en Fuentenueva. Ese partido tiene muchas anécdotas. Se nos olvidaron las camisetas en Málaga. Nos tuvieron que dejar las jugadoras de Universidad de Granada la segunda equipación. A ese partido vinieron mis padres. El rugby muchas veces es ‘montoneras’ de gente, y mi madre cuando terminó me dijo “ya no voy más, yo sufro mucho porque no sé si vas a salir de ahí, yo voy antes o después (risas)”.

P- ¿Y tu debut como árbitro?

R- “La primera vez que arbitré no era ni árbitra. En la zona de Marbella hay muchas escuelas y de vez en cuando hacen concentraciones allí. Una amiga árbitra me dijo que necesitaban a alguien para echar una mano. Esa fue la primera vez que arbitré. Yo no tenía ninguna aspiración, en el arbitraje ha venido todo muy rodado, ha sido todo sin yo esperarlo”.

P- Y a partir de ahí te picó el ‘gusanillo’ del silbato…

R- “Sí, los fines de semana que tenía libres arbitraba. Fui pitando niños, cadetes, juveniles, y luego sénior. El Comité Andaluz me dijo que querían que pitara Nacional, pero yo aún me veía verde, pero aprobé el curso, y aunque seguí jugando dos años más y pitando Nacional, ya me picó el ‘gusanillo’ por la posibilidad de ir a torneos internacionales. Justo ese año, en 2012, teníamos opciones de ascender, pero no lo hicimos. Eso fue una señal porque si hubiéremos ascendido hubiera seguido jugando y no hubiera pasado todo lo que ha pasado”.

Entrevista-Alhambra---4

Antes de llegar a las oficinas de redacción de Granada Digital, el Facebook, que es especialista en recordar cumpleaños, aniversarios y momentos especiales, o para olvidar, avisó a Alhambra de ese momento tan especial. Justo hacía cuatro años que había jugado su último torneo como jugadora.

P- Tras ese torneo, decidiste retirarte.

R- “Ya estaba dándole vueltas a dejar de jugar. Justo después de jugar mi último partido de ese Europeo me llegó un correo electrónico diciendo que me invitaban a Dubai a un torneo internacional donde se jugaban las series mundiales femeninas. Esa fue la señal definitiva. Cuando volví con las niñas, les dije que colgaba las botas momentáneamente, porque yo creo que volveré a jugar”.

P- Y te fuiste a Dubai.

R- “Sí, en diciembre de 2012 fui a Dubai como árbitro asistente, y luego a otro torneo invitación paralelo que también arbitré. También me han pasado cosas de estar de reserva, una compañera lesionarse y entrar yo. Al final, las oportunidades que he tenido las he aprovechado”.

P- ¿Quién te ha ayudado más en el rugby?

R- “Siempre recuerdo a mi primer entrenador. Es un tío acoge a la gente. A lo mejor si me toca otro entrenador no hubiera durado. Él es José Juan Atorrasagasti, que sigue entrenando a todo lo que haga falta. En Málaga hace de todo y es un apasionado del rugby.

P- ¿Y en el arbitraje?

R- “A nivel arbitral tengo varios compañeros, pero uno de los que más me ha aportado y más ha confiado en mí es José Manuel Pardal, fue árbitro y ahora es Director de la Escuela Nacional de Árbitros”.

P- ¿Cuáles son las cualidades que se necesitan para ser un buen árbitro?

R- “Es muy importante ser consistente. Una de las claves de que me haya ido tan bien este tiempo es no tener altos y bajos; La tranquilidad también ayuda mucho. El rugby es un deporte con mucho contacto, adrenalina, y la tranquilidad te hace tomar las decisiones correctas. Yo me considero una árbitro muy tranquila; Y también es importante tener paciencia”.

P- Rugbera y apasionada del Deporte. Teleco y árbitro. En resumen, un bicho raro pero feliz ¿Te suena de algo?

R- Ja ja ja ¡Ese es mi Twitter!

P- ¿Por qué te consideras un bicho raro?

R- “Cuando tenía 18 años, mi plan de vida era estudiar ‘Teleco’, sacar buenas notas, encontrar un buen trabajo, casarme, tener hijos, comprarme una casa, un coche… todo eso ha cambiado. El rugby ha cambiado mi vida y eso no lo cambio por nada porque yo soy feliz haciendo lo que hago, y eso es muy difícil de conseguir. Luego tengo un nombre raro, que a mí me encanta y es súper bonito, tengo un deporte raro, soy árbitro, mujer… pero no lo cambio por nada, me quedo siendo un bicho raro”.

P- Y eres feliz…

R- “Este es mi trabajo pero no me cuesta trabajo, por eso soy feliz. No me cuesta ir a entrenar aunque esté cansada porque me hace feliz. Evidentemente, la felicidad también implica tener salud, que la familia esté bien, pero el sentir que trabajo para mi vida y para mi felicidad me hace sentirme muy afortunada”.

“SER UNA BUENA MADRE ES EL SUEÑO DE MI VIDA”

Río 2016 no se escapa, y aunque le cuesta hablar de otro asunto que no sea este, ya sabe cuál es su próximo objetivo a corto plazo (Mundial de Irlanda 2017), y también su gran meta en la vida: ser una buena madre.


Entrevista-Alhambra---9

P- Después de Río ¿cuál es la siguiente meta?

R- “Ahora estoy a muerte con Río y no quiero pensar en nada más, pero la siguiente meta es clara. En 2017 hay una Copa del Mundo de rugby-15 en Irlanda. Yo a la anterior Copa del Mundo fui como árbitro asistente y primera reserva y al final arbitré por una lesión. Pero sí que me gustaría ir a esta Copa del Mundo como árbitro principal y competir, porque los árbitros también compiten por intentar pitar los mejores partidos”.

P- ¿Y los Juegos Olímpicos de Tokio 2020?

R- “Lo veo más lejos. Otro ciclo olímpico no es imposible pero la exigencia es alta y yo también quiero hacer otras cosas en mi vida, sobre todo mi objetivo en la vida es que me gustaría ser una buena madre y tampoco quiero tener hijos con 45 años. No lo descarto pero no tengo claro si voy a llegar. Quizás también depende de lo que tengan en mente los jefes que al final son los que mandan. A nivel de rugby-7 me lo plantearía a dos años, y después ver si sigo o no. No descarto hacer otras cosas. Entrar en el grupo de gestión, que necesitan evaluadores, coaches, y también podemos dar un salto ahí las mujeres porque ahora mismo esos roles están ocupados por hombres”.

P- ¿Ser madre es tu gran sueño entonces?

R- “Ser una buena madre es el sueño de mi vida. El instinto maternal se me despertó hace mucho tiempo pero lo voy controlando como puedo. Ahora un primo mío ha tenido mellizos y estamos todos locos en la familia. Sé que llegará, pero todavía no”.

P- ¿Barajas trabajar fuera del rugby?

R- “En principio no. Lo tengo ahí, es una carrera que me ha costado trabajo acabar, ha sido duro compaginarlo con el deporte, y lo tengo ahí. Además, en España no es fácil tampoco porque para hacer una carrera de ingeniero te tienes que ir a Madrid o fuera, pero en principio estoy a gusto haciendo lo que hago”.

Mientras se escriben estas líneas, Alhambra ya cuenta los días para marcharse. Prepara la maleta para embarcar hacía Río de Janeiro el próximo miércoles, 3 de agosto. Ahí comenzará a cumplirse lo que ella define como un sueño. Lo demás está por llegar, pero que Alhambra ha convertido a Granada en Olímpica ya es una realidad.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *