Miércoles, 18 Octubre, 2017

            

ALFA entrega los premios ‘Unsol en Almanjáyar’

La Asociación Aldaima, la Fundación Educo, la empresa Thielmann Portinox Spain, S.A. y la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía han recibido los galardones

Acto de entrega de los premios 'Unsol en Almanjáyar' en el Carmen de los Mártires | Foto: GD
Redacción GD


image_print

El Carmen de los Mártires ha acogido este viernes la segunda edición de los premios “Unsol en Almanjáyar”, organizados por la Asociación Almanjáyar en Familia (ALFA), una entidad que lleva desde 2004 con su labor en la zona Norte de Granada a través de programas socio-educativos para dignificar y empoderar a los vecinos de este distrito.

Todas las personas que colaboran de forma altruista con ALFA son merecedoras de estos galardones, pero la asociación ha considerado entregar los cuatro premios de este año a la Asociación Aldaima, por su apuesta por la infancia más desprotegida desde una defensa de los derechos de la infancia y la búsqueda de sinergias para acompañar a las familias y a la formación, innovación y evaluación continua en el ámbito de las familias. También a la Fundación Educo, centrada también en promover los derechos de los niños. Otro premio lo ha recibido la empresa Thielmann Portinox Spain, S.A., cuyas instalaciones se encuentran en el barrio y que han sido muy sensibles con la realidad de Almanjáyar. Y, por último, el otro premio ha sido entregado a la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía por “hacer posible que se lleven a cabo los programas socio-educativos”.

Como novedad este año, ALFA también ha querido hacer menciones especiales a otros colectivos y personas por su dedicación. En este apartado, han sido reconocidas las Religiosas Apostólicas del Sagrado Corazón, por su apuesta decidida por la promoción de la mujer en el barrio, con una presencia continuada en el tiempo a favor de los sectores más vulnerables de la sociedad granadina. También a las Religiosas Misioneras Cruzadas de la Iglesia, que desde su comunidad han contribuido a los procesos de formación humana y cristiana del barrio. Y, en tercer lugar, a Doña Marcelina García Vico (Nina para el barrio) quien, gracias al programa ‘Cucú, cuéntame un cuento’, ha sabido inculcar la pasión y el amor por el barrio y la formación de la mujer trabajadora.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *