Miércoles, 24 Mayo, 2017

Publicidad

Alertan del incremento de los llamados “secuestros virtuales”

La Policía y la Guardia Civil han tomado medidas para evitar que se produzca un aumento en Granada

Imagen simbólica de un secuestro virtual | Autor: sol915.
Gabinete


image_print

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han detectado un notable incremento del número de falsos secuestros en los que las víctimas pretendían obtener el dinero del rescate aportado por su familia o amigos. Estas simulaciones o “secuestros virtuales” son constitutivos de delito, recogido en el art.457 del Código Penal que contempla la conducta de aquellos que simulen ser víctima de una infracción penal inexistente o denuncien un falso delito.

Ante el incremento de llamadas telefónicas en las que el interlocutor hace creer a la víctima que tiene secuestrado a un familiar y le exige una cantidad de dinero que oscila entre los 2.000 y 10.000 € a cambio de su liberación. La Guardia Civil ya hizo público un “DECÁLOGO” del comportamiento a primeros de mes, en que se aconseja que pasos seguir por parte de las personas que reciban este tipo de llamadas extorsionadoras.

Las llamadas generalmente se efectúan desde prisiones de Chile, en las que algunos internos disponen de teléfono móvil con el que las realizan aleatoriamente, posiblemente valiéndose de una guía telefónica de España de la que cogen números al azar. Cabe destacar que en alguna ocasión también se han realizado llamadas desde España por algún grupo organizado.

Los delincuentes, para aumentar la angustia de la familia y conseguir más rápidamente el rescate, fingen la voz de la persona que dicen tener secuestrada, sus gritos de auxilio, etc., solicitando el rescate para su liberación a través de empresas de envío de dinero.

La experiencia adquirida por los años, permite a los agentes adelantar si es posible que se trate de un caso verdadero o ficticio, pero en cualquiera de las dos situaciones, no se desestimarán recursos hasta el esclarecimiento final y la localización de la víctima.

En caso de ser víctima de una extorsión y estafa de estas características, es fundamental mantener la calma y seguir las pautas marcadas en el decálogo que se adjunta:
– Mucha precaución con llamadas entrantes con prefijos desconocidos o numeración oculta.
– Una vez atendida una llamada extorsiva mantener en todo momento calma y serenidad.
– Escuchar y dejar hablar a nuestro interlocutor, grabando la conversación si es posible.
– No facilitar nunca durante la llamada datos personales, familiares, de ubicación o de contacto.
– Dejar siempre una línea de telefonía libre para intentar localizar a la supuesta víctima y/o avisar a Guardia Civil y Policía Nacional, simultáneamente.
– Intentar realizar alguna pregunta muy personal de la víctima que le permita, en base a la contestación, concluir que es un falso secuestro.
– No efectuar nunca por nuestra cuenta pagos monetarios o entregas de efectos de valor requeridos por el extorsionador.
– No dudar en cortar la comunicación. Posiblemente desistirán y buscarán otra posible víctima.
– Escribir inmediatamente todo lo que se recuerde y denunciar siempre los hechos a la los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, Guardia Civil y Policía Nacional.
– Controlar los datos volcados en las redes sociales y evitar encuestas en las que se pregunte por datos personales. Estos datos pueden ser utilizados por los criminales para hacernos creer que se trata de un secuestro real.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *