Sábado, 22 Julio, 2017

            

El Granada ahuyenta a todos los fantasmas

El conjunto rojiblanco derrota por 4-0 al Valladolid tras realizar un gran partido

Manuel Herrera @manuelherrerapr// Foto: Román Callejón @romancallejon


image_print

El Granada CF ha logrado la mayor goleada en casa desde su regreso a Primera División. En un partido redondo, el conjunto de Lucas Alcaraz ha arrasado al Real Valladolid, un rival que, si bien ha puesto ciertas facilidades, ha sucumbido, principalmente, víctima de la intensidad y del acierto de los rojiblancos, que han cuajado una de sus mejores actuaciones de la temporada.

Desde el inicio, el conjunto granadinista fue  un bloque intenso en la presión y decidido en el ataque. Brahimi, que lleva tanto tiempo de dulce que parece que sus actuaciones responden a razones más profundas que a un buen estado de forma, comandó la mayor parte de los ataques rojiblancos antes de que Murillo y Recio, invitados inesperados a la fiesta del gol, plasmaran el dominio nazarí en el marcador.

De hecho, ya en el minuto 4, Brahimi desbordó con una insultante facilidad a Rukavina y puso el balón en el corazón del área para el remate de El Arabi, que no llegó por centímetros a hacer el primero. El Valladolid era incapaz de salir de su campo, en unos primeros minutos muy similares a los del partido de Almería, pero con el Granada en el papel de abusón.

Poco después, en una gran combinación por la derecha, Piti se plantó solo ante Mariño, pero el exguardameta del Villarreal se anticipó al movimiento del catalán y detuvo su disparo a bocajarro. Esa ocasión fue el preludio del primer tanto: Brahimi recogió un rechace tras un saque de esquina, puso un balón templado al área y Murillo, después de un mal control de Piti, se elevó con elegancia para marcar un espectacular gol de chilena.

Tras el tanto, el Granada no se echó atrás. Los rojiblancos mantuvieron el nivel de presión y controlaron la pelota. El trivote volvió a funcionar como un único cuerpo y la calidad de Fran Rico hizo el resto a la hora de lograr fluidez en la circulación de la bola. Las ocasiones seguían cayendo, fruto de un juego que se desarrollaba en el entorno de la meta de Mariño.

Con este panorama, el conjunto rojiblanco iba a encontrar premio a su tesón mediado el primer tiempo. Fran Rico botó un córner y Recio, con el pie, a puerta vacía, tras la espantosa salida del guardameta del Valladolid, encarrilló el partido para algarabía de una afición poco acostumbrada a las noches festivas en esta temporada.

Hasta el descanso, el duelo se mantuvo en una tendencia similar, aunque es justo señalar que el Granada CF bajó levemente el pistón y esperó más atrás las atropelladas salidas de balón del Valladolid. Los blanquivioletas, eso sí, apenas se aproximaron en un par de ocasiones y sin demasiado peligro para la meta de Roberto, que tuvo un cómodo regreso a la titularidad.

Tras el paso por vestuarios, rapapolvo y doble cambio de JIM incluidos, el Valladolid salió con más mordiente. Larsson y Sastre le dieron otro aire a los castellanos, que nivelaron el juego y dibujaron un panorama diferente para el segundo tiempo. Fue un espejismo.

Cuando apenas se habían disputado diez minutos, Marc Valiente le regaló el balón a Recio en tres cuartos de campo. El malagueño, henchido de confianza, obvió los desmarques de Brahimi y de El Arabi y definió con un gran disparo ajustado al poste para zanjar de un plumazo el partido, las dudas y la mala racha en Los Cármenes.

Desde entonces hasta el final, el partido murió en los pies de Fran Rico, que siguió dominando el juego y manejando los tiempos, ya sin la necesidad de imprimirle una mayor velocidad. La lesión de Murillo, que anotó su primer gol en Primera División tras una nueva demostración de poderío en la zaga, fue la única mala noticia de la noche.

Además, para redondear la fiesta, y con el Nuevo Los Cármenes haciendo la ola, El Arabi rompió su mala racha goleadora tras empujar un balón suelto en el área a la salida de un córner. La grada explotó, los jugadores sonrieron de nuevo y los fantasmas volvieron a marcharse lejos, ahuyentados por el fútbol del equipo de Alcaraz.

FICHA TÉCNICA: 

Granada CF: Roberto; Nyom, Mainz, Murillo (Coeff 63′), Angulo; Iturra, Fran Rico, Recio (Pereira 82′), Brahimi, Piti; El Arabi (Riki 85′).

Real Valladolid: Mariño, Rukavina, Valiente, Rossi, Rueda, Javi Guerra, Óscar, Omar, Peña, Bergdich (Larsson 45′), Víctor Pérez (Sastre 45′; Baraja 60′).

Goles: 1-0, min. 11: Murillo de chilena; 2-o, min. 21: Recio remata con el pie un córner botado por Fran Rico; 3-0, min. 54: Recio culmina una gran jugada personal tras un robo de balón; 4-0, min. 77: El Arabi marca a puerta vacía tras aprovechar un balón suelto en el área.

Árbitro: Dirigió la contienda el colegiado valenciano Ayza Gámez. Amonestó, por parte del conjunto visitante, a Omar (23′), a Rukavina (31′) y a Jesús Rueda (74′)

Incidencias: Partido correspondiente a la decimonovena jornada del campeonato de Primera División, disputado en el Estadio Nuevo Los Cármenes ante 12.238 espectadores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *