Lunes, 19 de Noviembre de 2018

            

Al menos un año entre embarazos reduce los riesgos para la madre y el bebé

Los riesgos para la madre se encontraron solo para las mujeres mayores de 35 años, mientras que los riesgos para el bebé se detectaron en el caso de todas las mujeres

Embarazo | Foto: Archivo GD
E.P.


image_print

El periodo ideal entre dar a luz y quedar embarazada de nuevo parece ser entre un año y 18 meses, según una nueva investigación de la Universidad de British Columbia (UBC), en Canadá, y la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos. En un estudio publicado este lunes en ‘JAMA Internal Medicine’, los investigadores encontraron que quedarse embarazada menos de 12 meses después del parto se asocia con riesgos para las mujeres de todas las edades.

Los riesgos para la madre se encontraron solo para las mujeres mayores de 35 años, mientras que los riesgos para el bebé se detectaron en el caso de todas las mujeres, pero fueron mayores para las mujeres entre las edades de 20 a 34 años. “Nuestro estudio encontró mayores riesgos tanto para la madre como para el bebé cuando los embarazos están muy separados, incluso para las mujeres mayores de 35 años”, dice la autora principal del estudio, Laura Schummers, investigadora postdoctoral en el Departamento de Práctica Familiar de la UBC

“Los hallazgos para las mujeres mayores son particularmente importantes, ya que las mujeres mayores tienden a espaciar más sus embarazos y con frecuencia lo hacen intencionalmente”, añade Schummers, quien realizó el estudio como parte de su disertación en la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard.

El estudio es una extensa evaluación de cómo la edad materna puede afectar al papel del espaciamiento del embarazo y también evalúa el tiempo entre embarazos y la mortalidad materna o la morbilidad severa (complicaciones poco frecuentes, pero potencialmente mortales del embarazo, el parto y el parto) en un país de altos ingresos.

Para el trabajo, los investigadores examinaron la relación entre los riesgos para las madres y los bebés asociados con el espaciamiento del embarazo entre 148.544 embarazos en British Columbia. Los datos se recopilaron de registros de nacimiento, códigos de facturación, datos de hospitalización, datos de prescripción para información de infertilidad y registros del censo.

Entre las mujeres mayores de 35 años que concibieron seis meses después de un nacimiento anterior, los científicos hallaron un riesgo de 1,2 por ciento (12 casos por 1.000 embarazos) de mortalidad materna o morbilidad severa. Sin embargo, esperar 18 meses entre embarazos redujo el riesgo a 0,5 por ciento (cinco casos por 1.000 embarazos).

Para las mujeres más jóvenes, los científicos encontraron un 8,5 por ciento de riesgo (85 casos por cada 1.000 embarazos) de partos prematuros espontáneos: parto antes de las 37 semanas de embarazo después del parto que comenzó solo para embarazos espaciados a los seis meses. Sin embargo, para las mujeres más jóvenes que esperaron 18 meses entre embarazos, el riesgo se redujo a 3,7 por ciento (37 casos por 1.000 embarazos).

Entre las mujeres mayores, el riesgo de parto prematuro espontáneo fue de alrededor del seis por ciento (60 casos por 1.000 embarazos) en el intervalo de seis meses, en comparación con el 3,4 por ciento (34 casos por 1.000 embarazos) en el intervalo de 18 meses. Aunque en este estudio no se examinaron las causas de los malos resultados del embarazo en intervalos cortos entre mujeres mayores y más jóvenes, los hallazgos sugieren diferentes perfiles de riesgo para cada grupo de edad.

“El corto espacio entre embarazos podría reflejar embarazos no planeados, particularmente entre mujeres jóvenes –apunta la doctora Sonia Hernández-Díaz, profesora de Epidemiología en la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard–. Si los riesgos elevados se deben a que nuestro cuerpo no tiene tiempo de recuperarse si concebimos poco después del parto o debido a factores asociados con embarazos no planificados, como la atención prenatal inadecuada, la recomendación podría ser la misma: mejorar el acceso a la anticoncepción posparto o abstenerse de relaciones sexuales sin protección con un compañero masculino después de un nacimiento”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.