Sábado, 19 Agosto, 2017

            

Ahorrar en calefacción en cinco pasos

Purgar los radiadores, mantener la temperatura o revisar el aislamiento son algunos de los consejos para reducir gastos a final de mes

Ahorrar en calefacción
Sofia Plaza | @sofiaPlaza


image_print

Aunque el otoño está siendo más cálido de lo habitual, en una ciudad como Granada se antoja imposible no encender la calefacción. Este año se ha hecho de rogar, pero el frío finalmente ha llegado. Con el invierno a la vuelta de la esquina, mantener la casa caliente no tiene porqué ser un lujo.

Purgar los radiadores: Los expertos recomiendan sacar el aire a los radiadores al menos una vez al año. Con el paso del tiempo los aparatos acumulan sustancias y burbujas de aire que impiden que el calor pase con fluidez. Así, es necesario revisar la instalación de calefacción antes de un uso intenso de la misma en los meses de frío.

Mantener la temperatura: Las subidas fuertes de temperatura ya que provocan un gasto extra. “No hay que abusar de la calefacción e ir en manga corta en invierno, hay que abrigarse para estar en casa, bata, calcetines…”, explica Javier Fernández, gerente de Imgas, empresa colaboradora de Gas Natural Fenosa en Granada y Jaén. Las válvulas termóstaticas en radiadores y los termostatos programables son fáciles de instalar y ahorran hasta un 13%.

Revisar el aislamiento: Según los datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) entre el 25 y el 30% de las necesidades de calefacción de un hogar se deben a pérdidas de calor que se originan en las ventanas o puertas. Tapar todas aquellas rendijas por las que puede entrar el aire gélido de la calle y además recuperar las alfombra, son buenas ideas para conservar la temperatura.
Aprovechar las horas de sol para calentar la casa. El sol es una fuente básica de energía por lo que aprovechar las horas que incide en el hogar dejando que su luz pase es beneficioso para pagar menos en la factura. Por la tarde, sin embargo, hay que cerrar las ventanas para evitar la pérdida de calor.

Revisar la caldera: Contar con un servicio anual de mantenimiento de la caldera puede ahorrar hasta 200 euros al año en calderas estándar de al menos dos años de antigüedad. Revisar que la caldera funcione con el máximo rendimiento y evitará que se produzcan problemas importantes en el futuro. Cambiar la caldera: Muchas comunidades de propietarios que eran usuarias de gasoil, han visto en el gas natural una oportunidad de ahorrar dinero y una forma de disminuir de las emisiones a la atmósfera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *