Sábado, 21 Octubre, 2017

            

Acusado de intentar matar a su hijastro lo niega y dice que “sólo se defendió” cuando él le agredió

La acusación particular ha mantenido la petición de cinco años de cárcel por tentativa de homicidio y la defensa ha solicitado la libre absolución basándose en que el acusado actuó en legítima defensa, sin ánimo homicida contra su hijastro, y en que no está acreditado que portara un arma blanca.

Foto: E.P
E.P


image_print

El hombre acusado de tratar de acabar con la vida de su hijastro en Guadix (Granada) usando supuestamente una navaja e intentado luego atropellarle con el coche ha negado los hechos alegando que “sólo se defendió” cuando el hijo de su esposa le agredió a él a raíz de la relación de enemistad que existe entre ambos.

Durante el juicio que se ha celebrado este jueves en la Sección Segunda de la Audiencia de Granada, el procesado, Antonio Francisco H.S., ha negado que en la mañana del 13 de septiembre de 2014 se dirigiera expresamente a la vivienda de su hijastro con una navaja con la intención de agredirle, tal y como sostiene el relato de la Fiscalía, sino que se encontraba por la zona “sin ningún tipo de arma” blanca cuando el hijo de su esposa comenzó a insultarle desde su domicilio.

Según su relato, su hijastro, José Antonio H.S., salió posteriormente a la calle a su encuentro con “un palo y un cuchillo” tras lo que ambos forcejearon. El procesado, que ha reconocido estar bajo los efectos del alcohol y la cocaína cuando se produjeron los hechos, afirma haber mantenido una relación sentimental con la mujer de su hijastro, lo que ha propiciado la mala relación entre ambos.

“Le retorcí el brazo para intentar quitarle el cuchillo y que no me pinchara y en ese forcejeo él se hirió y yo me corté las manos”, ha señalado el acusado, afirmando que actuó en legítima defensa y que no portaba ningún arma ni intentó luego atropellar a su hijastro con el coche cuando salió huyendo tras el enfrentamiento.

La mujer de la víctima ha declarado en el juicio como testigo y ha reconocido que tuvo hace un tiempo un “tonteo” con su suegro, aunque cesó casi un año antes de que se produjera la agresión.

El relato del acusado se contrapone con lo dicho por la presunta víctima, que afirma que fue su padrastro el que se presentó en su vivienda con un cuchillo y, ya en la calle, aprovechando que durante el forcejeo tropezó con el borde de la acera y cayó al suelo, le asestó varias puñaladas antes de que huyera, tras lo que intentó atropellarle con el coche.

Durante el juicio, que ha quedado visto para sentencia, han declarado como testigos la hija del acusado, varios agentes de la Guardia Civil y los médicos forenses que valoraron las heridas que presentaba la víctima. Estos expertos no han podido concluir con rotundidad si las lesiones fueron fruto de un forcejeo con el arma blanca o de una agresión directa.

La Fiscalía, que había solicitado inicialmente una pena de cinco años de prisión por un delito de tentativa de homicidio, ha elevado su petición a ocho años de prisión al retirar la atenuante de reparación del daño que había contemplado en un principio en tanto que el acusado ingresó en la cuenta de depósitos y consignaciones judiciales 1.775 euros a favor de su hijastro en concepto de indemnización de las lesiones causadas.

La acusación particular ha mantenido la petición de cinco años de cárcel por tentativa de homicidio y la defensa ha solicitado la libre absolución basándose en que el acusado actuó en legítima defensa, sin ánimo homicida contra su hijastro, y en que no está acreditado que portara un arma blanca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *