Jueves, 19 Octubre, 2017

            

ACNUR concede el premio Nansen a dos colectivos de voluntarios griegos que rescatan y ayudan a refugiados

La agencia de Naciones Unidas destaca la "infatigable labor" de Konstantinos Mitragas y Efi Latsoudi en las costas helénicas

FOTO: GORDON WELTERS/ACNUR
E.P.


image_print

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha concedido el premio Nansen 2016 a Konstantinos Mitragas y Efi Latsoudi, representantes de dos colectivos de voluntarios griegos dedicados al rescate y la ayuda a los refugiados e inmigrantes que llegan a Grecia.

Mitragas es secretario general del Equipo de Rescate Helénico (HRT), un equipo conformado por 2.000 voluntarios que han salvado “miles de vidas” durante la crisis de refugiados de 2015 y Efi Latsoudi es una “apasionada activista de los Derechos Humanos” que ha proporcionado refugio seguro a “miles de los refugiados más vulnerables llegados a las islas griegas, por medio del campamento de PIKPA, situado en Lesbos, según ha informado ACNUR en un comunicado.

“Este año, el Premio Nansen reconoce los esfuerzos de los voluntarios para ayudar a quienes llegaron a Grecia durante 2015 y hace una reflexión sobre el espíritu del voluntariado como respuesta a la crisis de refugiados y migrantes en Europa”, ha explicado la agencia de Naciones Unidas.

ACNUR ha explicado que ha concedido el premio Nansen –al que da nombre el célebre explorador polar noruego Fridtjof Nansen, el primer Alto Comisionado de la Liga de las Naciones, predecesora de la ONU–a Mitragas y Latsoudi por “su infatigable labor como voluntarios durante la crisis de refugiados de 2015 en las costas helénicas”.

ACNUR ha resaltado los “esfuerzos” del HRT “24 horas al día” para “rescatar del mar a refugiados y migrantes en peligro” y ha destacado de Efi Latsoudi la “dedicación y atención hacia los refugiados y migrantes más vulnerables” que llegaban a la isla de Lesbos.

“Este premio reconoce la labor de todos los voluntarios así como el apoyo y asistencia que el año pasado brindaron multitud de personas de Europa y de todo el mundo, quienes siguen acogiendo a los refugiados en sus comunidades y brindándoles asistencia para su integración”, ha afirmado la agencia de Naciones Unidas, antes de recordar que, en 2015, llegaron por mar a Grecia más de 850.000 personas, de las que más de 500.000 desembarcaron en la isla de Lesbos.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, ha recordado la dramática situación que viven los refugiados en su intento por llegar a Europa. “Cientos de miles de personas que huían de los conflictos y la persecución trataron desesperadamente el año pasado de llegar a Europa en busca de seguridad, en muchos casos arriesgando sus vidas en barcos y botes neumáticos no aptos para la navegación, en un viaje que con demasiada frecuencia no pudieron superar”, ha explicado.

“El Equipo de Rescate Helénico y Efi Latsoudi se negaron a quedarse de brazos cruzados ante la dramática situación humanitaria que se vivía en sus costas, y son plenamente merecedores del Premio Nansen para los Refugiados”, ha subrayado la agencia de Naciones Unidas.

EJEMPLO DE LA MASIVA RESPUESTA CIUDADANA ANTE LA CRISIS

En este sentido, ha asegurado que los esfuerzos del HRT y del campamento de PIKPA “caracterizan la masiva respuesta de la ciudadanía ante la crisis de refugiados y migrantes en Grecia y en toda Europa, cuando miles de personas mostraron su solidaridad con quienes se habían visto obligados a huir, así como la humanidad y generosidad de comunidades de todo el mundo que abren sus corazones y sus hogares a los refugiados”.

El HRT lleva desde 1978 rescatando a personas en el mar Egeo y en las montañas griegas. En 2015, sus voluntarios trabajaron 24 horas al día para responder a las continuas peticiones de rescate en plena noche. Durante este periodo, según ha destacado ACNUR, “llevaron a cabo 1.035 operaciones de rescate, salvaron 2.500 vidas y ayudaron a más de 7.000 personas a llegar a un lugar seguro”.

En Lesbos, la agencia de Naciones Unidas ha elogiado el trabajo del campamento de PIKPA, que “constituye un entorno seguro y acogedor en la isla para refugiados especialmente vulnerables, como mujeres que han perdido a sus hijos en el viaje y adultos y menores con discapacidades físicas”.

“Efi Latsoudi estaba entre los voluntarios que en 2012 transformaron el antiguo campamento de verano para niños en un lugar seguro para los refugiados, con la ayuda de las autoridades locales”, ha contado.

Durante el punto álgido de la crisis, PIKPA acogió a unos 600 refugiados al día, pese a tener capacidad para sólo 150, y distribuyó más de 2.000 comidas diariamente.

Konstantinos Mitragas, capitán de barco y secretario general del HRT, ha explicado que 2015 ha sido el peor año que ha afrontado su organización por la carga de trabajo. “El año 2015 fue el más difícil al que nos hemos enfrentado como equipo de salvamento. Vivimos el horror absoluto. Hubo muchas víctimas, entre ellas muchos niños, que es lo que más te afecta”, ha señalado.

MITRAGAS: “NUESTROS VOLUNTARIOS SON HÉROES”

“Creo que hay algo en el corazón que te empuja a hacerte voluntario,y puedo decir que nuestros voluntarios son héroes. No importa de dónde venga alguien, ni su religión, como equipo de rescate tenemos que estar ahí. En los periodos de crisis debemos estar unidos”, ha explicado Mitragas, que también trabaja como empresario en Salónica.

Efi Latsoudi, que es psicóloga de formación y activista defensora de los Derechos Humanos, ha contado que el campamento de PIKPA empezó como “un sueño” para poder dar un trato “digno” a los refugiados que llegaban a las costas de Lesbos. “PIKPA comenzó como un sueño: un lugar donde los refugiados recibirían un trato justo y digno. Nuestra idea de la aldea de PIKPA es la de una comunidad de personas; los voluntarios y los refugiados forman parte de esta comunidad”, ha explicado.

LATSOUDI: “APOYAR A LOS REFUGIADOS ES ALGO QUE TENEMOS QUE HACER”

“Para mí, apoyar a los refugiados no es algo excepcional, es algo que tenemos que hacer. Creo que la razón de que voluntarios griegos e internacionales lleguen cada día a la isla tiene que ver con la solidaridad. Creo que es algo que está en nuestra sangre. Hay una parte de Europa que es muy humana, es algo sensacional. Es capaz de hacer milagros y esto es un milagro”, ha asegurado Latsoudi.

La concesión del premio Nansen llega en un momento en el que ACNUR está haciendo un llamamiento a los gobiernos de todo el mundo para que trabajen unidos y busquen soluciones conjuntas a la actual crisis de refugiados mundial, por medio de la iniciativa #ConLosRefugiados (#withrefugees), que ha recogido ya más de 700.000 firmas.

La recogida de firmas sigue abierta hasta el 16 de septiembre, fecha en que se entregarán ante la ONU en Nueva York.

El Premio Nansen para los Refugiados de ACNUR honra el servicio extraordinario a las personas desplazadas por la fuerza y tiene a Eleanor Roosevelt, Graça Machel y Luciano Pavarotti entre sus galardonados. La ceremonia de 2016 se celebrará el 3 de octubre en Ginebra, Suiza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *