Miércoles, 18 Octubre, 2017

            

Acepta dos años de prisión por apuñalar a un hombre y agredir a su mujer en Pulianas

La Fiscalía considera que el procesado tiene suficiente capacidad para entender y razonar lo que pasó, "pero bajo la influencia de una psicosis delirante"

Audiencia Provincial de Granada | Foto: Archivo
E.P.


image_print

La Audiencia de Granada ha condenado a dos años de prisión al hombre de 52 años que apuñaló con un cuchillo de cocina a un hombre y agredió a la mujer de este último en las proximidades del Camino de los Yeseros, en Pulianas (Granada), tras enzarzarse en una pelea, por sendos delitos de homicidio en grado de tentativa y lesiones con instrumento peligroso.

El acusado ha reconocido los hechos y se ha declarado culpable, tras lo cual el tribunal de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial, que ha visto el caso este lunes, ha dictado ‘in voce’ una sentencia condenatoria que lo obliga también al pago de una multa de 30.000 euros, de los que 24.000 euros corresponden a una indemnización al hombre agredido y 6.000 euros a su mujer. Estos dos últimos han sido absueltos tras ser retirada la acusación por supuestas lesiones que contra ellos ejercía la defensa del condenado, en el marco del acuerdo de conformidad al que han llegado las partes, y que no ha hecho necesario que el juicio se celebre.

La Fiscalía ha reducido sus peticiones de pena al agresor, las cuales se elevaban a los 5 años y medio por el delito de homicidio en grado de tentativa –que ha pasado a estar penado con 15 meses de prisión–, y a los dos años y medio por las lesiones a ella –que han sido penadas con nueve meses de prisión. La reducción se sustenta en las atenuantes de alteración psíquica y la “muy cualificada” de reparación del daño, después de que el procesado haya abonado ya 10.000 euros de la multa a la que tiene que hacer frente.

Según consta en el escrito de acusación del Ministerio Público, al que ha tenido acceso Europa Press, fue el pasado 5 de mayo de 2015 cuando este hombre de 52 años decidió coger de su vivienda un cuchillo de cocina de 16 centímetros de hoja y dirigirse al lugar donde había quedado con una de las víctimas, el varón de 42 años.

Sabía que iba a producirse una discusión entre ambos y lo hizo, a juicio del fiscal, con la intención de acabar con la vida de esta persona.

Así, se inició entre ambos una “acalorada discusión” en la zona del Camino de los Yeseros, cerca del domicilio del acusado, el cual, de “forma sorpresiva y sin posibilidad de defensa”, asestó una puñalada en el costado izquierdo al otro hombre. Intentó repetir la agresión, pero la víctima puso las manos para defenderse y sufrió a consecuencia varios cortes.

En ese momento intervino en la pelea la mujer de la víctima. Ambos trataron de reducirle en el transcurso de un forcejeo en el que también la agredió a ella con el mismo cuchillo.

Finalmente lograron desarmarle, haciendo entrega del cuchillo a los efectivos de la Guardia Civil que se desplazaron hasta el lugar de los hechos.

A consecuencia de la agresión el hombre sufrió lesiones que, de no haber sido operado de forma urgente, podrían haber puesto en riesgo su vida; mientras que ella resultó herida en el antebrazo.

La Fiscalía considera que el procesado tiene suficiente capacidad para entender y razonar lo que pasó, “pero bajo la influencia de una psicosis delirante, de tipo persecutorio, que le distorsiona su realidad”. La acusación particular, que ha representado los intereses de las víctimas en el proceso y que pedía inicialmente penas que sumaban diez años de prisión, se ha acogido a la calificación definitiva del Ministerio Público, interesando el pago de las costas.

Asimismo, el condenado tendrá que respetar una orden de prohibición de aproximarse a las víctimas a menos de 200 metros durante tres años, periodo durante el cual tendrá que someterse a un tratamiento médico adecuado a su alteración psíquica. Según ha especificado el tribunal durante la lectura de la sentencia, que es firme y será comunicada documentalmente en los próximos días, habrá de ingresar en prisión de no hacer frente a los pagos de 500 euros mensuales que habrá de abonar a partir de finales de julio, para sufragar los 20.000 euros de multa que tiene pendientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *