El ex candidato a la presidencia en Afganistán Abdulá Abdulá aseguró este jueves que sus partidarios no se detendrán en sus reclamaciones de una vida mejor para los afganos y no descartó el convertir este movimiento en un partido político. Asimismo, consideró que la comunidad internacional no podía hacer mucho más para garantizar la limpieza de las recientes elecciones afganas." />
Lunes, 23 enero, 2017

Abdulá afirma que su movimiento contestatario en Afganistán continuará



image_print

El ex candidato a la presidencia en Afganistán Abdulá Abdulá aseguró este jueves que sus partidarios no se detendrán en sus reclamaciones de una vida mejor para los afganos y no descartó el convertir este movimiento en un partido político. Asimismo, consideró que la comunidad internacional no podía hacer mucho más para garantizar la limpieza de las recientes elecciones afganas.

En una entrevista concedida a la cadena Al Yazira, Abdulá dijo que en estos momentos se siente “al borde de un nuevo comienzo más que al final de un proceso” para sus “propios objetivos y visión para el país”. Por ello, consideró que el “movimiento” de sus partidarios “continuará incluso con más potencial, más energía e incluso más vigor para mejorar la vida de los afganos y el país”. En este sentido, no descartó convertirlo en un partido político.

Por otra parte, criticó que algunos en Afganistán se empeñen en responsabilizar de todo, incluido lo que pasó en las elecciones presidenciales, a la comunidad internacional. “Esto forma parte de un juego sucio que se está jugando aquí en Afganistán”, opinó.

Según él, consideró que “la comunidad internacional hizo bien respaldando el proceso democrático hasta donde fue posible”. No obstante, consideró que la comunidad internacional sí podría haber respaldado el que se formara un gobierno interino hasta la celebración de las elecciones el 20 de agosto después de que expirara el mandato del presidente, Hamid Karzai, el pasado 22 de mayo.

“Esa fue una oportunidad para respaldar la Constitución de Afganistán y el estado de derecho”, señaló a Al Yazira. “La comunidad internacional tuvo la oportunidad (…) de asumir el riesgo de apoyar a un gobierno interino”, subrayó, precisando que “las cosas habrían terminado ya y la legitimidad del proceso habría estado garantizada”.

“Fue una oportunidad perdida”, lamentó. Sin embargo, reconoció que “había muy poco que la comunidad internacional pudiera hacer aparte de lo que hizo”.

Por otra parte, advirtió de que “los acontecimientos de los dos o tres próximos años decidirán el futuro de Afganistán, si continúa la senda del deterioro o si se suspende, se revierte y se encarrila de nuevo (el país) hacia el desarrollo y la democracia”.

“Los amigos de Afganistán deberían presionar para esas reformas pero la voz de la comunidad internacional no debería ser la única voz”, subrayó el ex ministro de Exteriores. “Tienen que ser los afganos quienes asuman el liderazgo en esto”, conminó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *