Martes, 22 Agosto, 2017

            

A juicio la supuesta agresión del edil Vicente Aguilera (PP) a un compañero de partido

La Fiscalía ha solicitado que Aguilera sea condenado al pago de una multa de 270 euros y a indemnizar a Torrente con 75 euros

Lugar de los hechos
E.P.


image_print

El Juzgado de Instrucción 2 de Granada ha acogido este martes la vista oral por el supuesto puñetazo que el teniente de alcalde del Ayuntamiento de Ogíjares, Vicente Aguilera (PP), propinó presuntamente al exdiputado provincial José Torrente a las puertas de la sede provincial de este partido unas semanas antes de celebrarse el congreso provincial de esta formación, según han informado a Europa Press fuentes del caso.

Se ha tratado de un juicio rápido por un delito leve de lesiones a raíz de la denuncia interpuesta por Torrente, portavoz de la candidatura alternativa de Juan García Montero al congreso del PP de Granada, contra Aguilera, al que acusaba de propinarle un puñetazo en el pecho tras haberse intercambiado unas palabras.

La Fiscalía ha solicitado que Aguilera sea condenado al pago de una multa de 270 euros y a indemnizar a Torrente con 75 euros; la acusación particular ha solicitado una multa más elevada y 600 euros de indemnización para el exdiputado, mientras la defensa de Vicente Aguilera, ejercida por el despacho de Vicente Tovar abogados, ha pedido la libre absolución para él.

Durante el juicio, que ha quedado visto para sentencia, Torrente ha ratificado los hechos que denunció ante la Guardia Civil. Concretamente, expuso que el pasado 18 de abril, cuando se encontraba en el exterior de la sede del PP, llamó la atención a un afiliado que llegaba con Vicente Aguilera por no saludarle, ante lo que este último le dijo “eres un falso y un sinvergüenza” y “sin mediar más palabra” le “profirió un fuerte puñetazo en el pecho”, causándole “un fuerte dolor y un estado de ansiedad”.

Vicente Aguilera ha negado estos hechos y, a través de su letrado, ha rebatido la versión de Torrente incidiendo en que “no acudió al médico de inmediato, sino 15 horas después de la agresión” pese al dolor que decía sentir. Su defensa también ha aportado la documentación que acredita que Aguilera padece un grado de discapacidad del 56 por ciento por problemas en los huesos que le dificultaría propinar el puñetazo que se le está achacando, por el que también ha declarado un testigo de cada una de las partes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *