Lunes, 16 enero, 2017

6 Consejos para cuidar la voz

Saber cómo cuidar la voz es fundamental, y aunque es especialmente importante cuidarla cuando hace frío, sobre todo durante los meses de otoño e invierno, conviene recordar que una afonía puede aparecer en cualquier época del año

dolor-de-garganta
Afecciones de garganta | Foto: Archivo


image_print

La afonía es considerada como la pérdida parcial o total de la voz, y aunque está asociada con las estaciones más frías, como el otoño o el invierno, hay otras muchas causas que pueden provocarla, por lo que puede aparecer durante todo el año.

Si debido a tus condiciones laborales, te ves obligado a utilizar y en algunos casos a forzar tu voz, o estás expuesto a ambientes que produzcan sequedad o inflamación de garganta, puede aparecer en cualquier momento, por lo que te conviene conocer cuáles son los mejores consejos para cuidarla.

Saber cómo cuidar la voz es fundamental, y aunque es especialmente importante cuidarla cuando hace frío, sobre todo durante los meses de otoño e invierno, conviene recordar que una afonía puede aparecer en cualquier época del año.

Puedes perder la voz por distintas causas, por ejemplo, después de haber pasado por algún proceso inflamatorio que haya afectado a las vías respiratorias, como dolor de garganta o faringitis, después de una larga noche de fiesta en la que se ha forzado demasiado la voz, por tomar alguna sustancia que haya producido irritación en la garganta, durante los meses estivales debido al uso excesivo del aire acondicionado o incluso por abusar de sustancias que pueden haber irritado la garganta como alcohol o tabaco.

Para evitar que la afonía aparezca de forma habitual, necesitas poner en práctica unos sencillos consejos, y si aún así, aparece, te propongo buenos remedios naturales que te ayudarán en este caso.

1. No fuerces la voz

Es preferible que intentes controlar tu respiración y usar los músculos del diafragma y no los de la garganta, para no afectar las cuerdas vocales. En lugar de gritar, tienes que tratar de hablar naturalmente y sin esfuerzos, evitando forzar la voz y hablar en un tono excesivamente alto si no es realmente necesario.

Tampoco es necesario toser de forma demasiado brusca o carraspear excesivamente cuando te pique la garganta.

2. Hidrátate correctamente

Es fundamental mantener una hidratación correcta y regular durante todo el año. Para ello, recuerda que tienes que beber cada día entre 6 y 8 vasos de agua, además de optar por otras bebidas naturales como zumos a temperatura ambiente, mejor no demasiado fríos, e infusiones.

Por otro lado, debes evitar aquellas bebidas que deshidraten los pliegues vocales, como es el caso del té y del café.

3. Cuidado con determinadas comidas

Hay determinados alimentos o sustancias que puedan causar afonía. Por una parte, no es recomendable que tomes las comidas o bebidas demasiado calientes o demasiado frías.

También te conviene evitar aquellos alimentos que estimulen los ácidos estomacales, ya que pueden causarte reflujo y acidez estomacal, y ésto puede afectar a la laringe causándole irritación. Por eso, y si tienes propensión a perder la voz, te conviene evitar los alimentos ácidos, picantes y con sabor agrio.

4. Cubre tu garganta de manera adecuada, especialmente en invierno

Siempre que salgas a la calle es muy importante que te vistas protegiendo y cuidando la garganta con ayuda de ropas de cuello elevados, bufandas, en caso de encontrarte en otoño o invierno, o un pañuelo más ligero en caso de encontrarte en estaciones más cálidas, sobre todo para evitar el daño que puede causarte el aire acondicionado y para cubrir también la nuca, ya que esta parte del cuerpo suele descuidarse y puede contribuir a la aparición de afonía en caso de enfriarse.

5. Intenta tomar caramelos o pastillas que se deshagan en la boca

Cuando la afonía aparece, es bueno tomar pastillas o caramelos, preferiblemente sin azúcar, para deshacer lentamente en la boca con el objetivo de generar saliva y evitar que la garganta se quede seca.

6. Utiliza humidificadores

Cuando permaneces durante muchas horas en sitios cerrados con mecanismos de calefacción o aire acondicionado encendidos, tu garganta puede resecarse, por lo que a veces, puede ser interesante colocar humidificadores que aporten un poco de humedad al ambiente y eviten que tu garganta se resienta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *