Viernes, 22 Septiembre, 2017

            

50 sombras de Grey: Diferencias entre la película y el libro

El productor Michael De Luca anticipó que "en cualquier adaptación de un libro se ha de prescindir de algunos detalles" a la vez que hay que "combinar" algunos hechos



image_print

Toda adaptación de un libro a la gran pantalla conlleva casi inevitablemente que se pierdan detalles y que se acentúen ciertas diferencias respecto al texto original. La película de 50 sombras de Grey no iba a ser una excepción y tendrá variaciones -algunas muy notables- con respecto a la exitosa novela de E.L. James.

El productor Michael De Luca anticipó que “en cualquier adaptación de un libro se ha de prescindir de algunos detalles” a la vez que hay que “combinar” algunos hechos.

Para suerte de la legión de fans de la novela, la autora E.L. James ha estado presente en el proyecto en calidad de productora, por lo que es previsible que su visión se haya respetado en la película que protagonizan Jamie Dornan y Dakota Johnson.

Pero tampoco podemos obviar que, durante el rodaje, surgieron algunas notables diferencias entre la novelista y la directora Sam Taylor-Johnson. Con o sin conflicto entre cineasta y escritora, aquí repasamos algunos de los cambios que la película de 50 sombras de Grey tendrá respecto al libro.

LOS MONÓLOGOS INTERNOS DE ANASTASIA

Los monólogos internos de Anastasia Steele no estarán reflejados, lógicamente, como en el libro, ya que no se podrá escuchar los pensamientos de la protagonista durante toda la cinta. Por contra, el equipo responsable de la adaptación apunta que algunos elementos cinematográficos, entre los que se incluyen la imagen, el uso de la música o el ritmo, deberían ser suficientes para poder meternos en la cabeza del personaje.

CONTENIDO “SEXUAL FUERTE”

La Motion Picture Association of America (MPAA) le otorgó a la cinta la calificación R por contar en su metraje con “contenido sexual fuerte incluyendo diálogos, comportamiento inusual y desnudos, y por su lenguaje”.

La clasificación R supone que los menores de 17 años deban asistir al cine acompañados de un adulto. De no haber conseguido esta clasificación, la cinta habría perdido muchos espectadores adolescentes, además de que no todos los cines exhiben películas para adultos.

Es decir, la película se va a quedar un poco más corta que el libro, cuyos pasajes sexuales son más explícitos, pero esta era la mejor manera para que Universal y Focus Features no perdieran tanto dinero. Aún así, la película ha encontrado problemas en algunos países como Malasia para su estreno.

De todas formas, el productor Dana Brunetti apuntó la posibilidad de lanzar un segundo montaje más subido de tono y más fiel al libro de James. “Siempre he pensado que sería genial si lanzáramos una versión R y luego otra versión NC-17 un par de semanas más tarde”, afirmó ya hace varios meses. Por ahora, desconocemos en qué se quedará esta propuesta.

LA BANDA SONORA

La música no suele ser algo en lo que uno piensa al leer un libro. Sin embargo, en el cine tiene una importancia radical. En el tráiler pudimos escuchar a Beyoncé cantando una nueva y ralentizada versión de Crazy In Love, un tema que sugiere que la banda sonora llevará una fuerte connotación erótica.

SIN ERRORES GRAMATICALES

Algunas de las críticas que recibió James se centraban en su manera de escribir. Según los críticos, la novela incluye numerosos errores gramaticales y faltas de ortografía. Una de las ventajas del cine es que se prescindirá de todos estos errores.

Estas son algunas de las diferencias que ha remarcado Comingsoon. Para ver el resto de semejanzas o divergencias habrá que esperar al estreno de 50 sombras de Grey, que tendrá lugar en la víspera de San Valentín.

Teniendo en cuenta las quejas que recibieron los productores cuando eligieron a Charlie Hunnam como Christian Grey, es previsible que los seguidores de la novela no pasen por alto ni el más mínimo detalle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *