Sábado, 19 Agosto, 2017

            

38 Municipios cambian sus bombillas para reducir las emisiones de CO2



image_print

Un total de 38 municipios de la provincia de Granada han cambiado ya sus bombillas de vapor de mercurio por las de vapor de sodio para reducir las emisiones de CO2 y el consumo energético.

El programa Renoval, nombre con el que se conoce a esta iniciativa enmarcada dentro de los objetivos energéticos de la Unión Europea, pretende reducir en un 20 por ciento las emisiones de dióxido de carbono en el año 2020, han explicado a Efe fuentes de la Agencia Provincial de la Energía de Granada.

El primer municipio de la provincia de Granada que ha cambiado la totalidad de sus bombillas ha sido el de Campotéjar, han precisado las fuentes de esta institución.

Esta iniciativa, que ha supuesto hasta el momento cerca de un millón de euros, pretende sustituir más de 24.000 lámparas de vapor de mercurio y cuenta con tres fase de ejecución.

La primera fase, actualmente en vigor, afecta a 38 municipios y cambiará 8.733 bombillas; la segunda se encuentra en licitación y supondrá una sustitución de 8.000 bombillas en 40 municipios; y la tercera fase estará operativa en el primer trimestre del año próximo una vez finalizado el proceso de Concertación de los municipios con la Diputación de Granada para el periodo 2010-2011.

“La sustitución de lámparas constituye la acción mas eficiente en términos de inversión económica y reducción de consumos”, indican desde la agencia.

En septiembre de 2007, la Diputación de Granada y la Agencia Provincial de la Energía definieron un objetivo común en materia energética que consistía en alcanzar en 2011 una reducción de los consumos eléctricos del 20 por ciento en los ayuntamientos de los municipios granadinos mediante la sustitución de fuentes limpias.

En este sentido, se inspeccionaron 119.740 lámparas (79.450 de vapor de sodio), 2.019 centros de mando, 4.654 módulos de medida y más de 2.000 edificios públicos correspondientes a 152 localidades de la provincia de Granada.

Los resultados demostraron que el consumo total de estas instalaciones ascendieron a 115.927 megavatio-hora por año, equivalente a una emisión del orden de 150.000 toneladas de CO2, con un coste para los ayuntamientos de más de 14 millones de euros.

Los mayores consumos se producían en el alumbrado público, que representan un 59,46 por ciento, seguido de los edificios municipales, un 18,28 por ciento.

Asimismo, el estudio concluye que con una inversión de 20 millones de euros en energías limpias es posible alcanzar más de un 30 por ciento de reducción del consumo energético, algo que supone un ahorro de más de 7.600 euros para los ayuntamientos de la provincia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *